La palabra espondilolistesis deriva de dos términos: “espóndilo” (que significa columna vertebral) y “listesis” (que significa desplazamiento). Por lo tanto, se trata del desplazamiento hacia adelante de una de las 33 vértebras respecto de otra. La zona lumbar es la parte predilecta de esta patología que se describe en función o de acuerdo con su grado de gravedad.

Grados de la espondilolistesis

Son 5 los grados que la describen, siendo el grado 1 el menos avanzado y el grado 5 el que más. Se clasifica de esta manera porque se mide cuánto se ha desplazado la vértebra hacia adelante sobre la vértebra subyacente:

  • Grado 1: 25% de la vértebra se la desplazado hacia adelante.
  • Grado 2: 50%
  • Grado 3: 75%
  • Grado 4: 100%
  • Grado 5: la vértebra se ha desplazado totalmente o, lo que es lo mismo, se ha producido espondiloptosis.

¿Qué puede causar esta lesión?

Esta patología la sufren alrededor del 5-6% de los hombres y el 2-3% de las mujeres. Es más común en personas que realizan actividades que requieren de un gran esfuerzo físico, como realizar levantamientos de pesas, por ejemplo. Es por esto, por las causas de su aparición, que suele darse más en hombres que en mujeres. Aunque algunos niños menores de 5 años pueden tener una predisposición, o incluso sufran una espondilolistesis no detectada, no es frecuente que se les diagnostique esta patología a niños tan pequeños. Es más común que aparezca entre los 7 y los 10 años, en edades comprendidas entre la adolescencia y la edad adulta debido a un incremento de la actividad física y al desgaste provocado por las actividades cotidianas.

Tipos de espondilolistesis

Podríamos resumir que hay dos tipos: la degenerativa y aquellas con espondilólisis.

  • Degenerativa: se deriva principalmente de artritis de la articulación que le hace perder la relación entre las vértebras, por lo general no supera el segundo grado y principalmente afecta a las mujeres y a aquellos hombres con más de 50 años. También puede ser causada por una cirugía o la complicación de una operación como resultado de una infección o un tumor. La situación empeora cuando se produce también la degeneración de los ligamentos longitudinales, articulaciones y la ruptura de las estructuras del ligamento capsular.
  • Espondilolistesis asociada con espondilólisis: Es una fractura que se origina lentamente en personas genéticamente predispuestas, alrededor de los 6 años, se desarrolla en la edad de la adolescencia y, generalmente se estabiliza en los adultos y no sufre cambios. La lesión puede darse después de microtraumatismos repetitivos que no se consolidarán en el tiempo.

¿Qué síntomas produce?

Algunos de los afectados pueden no sentir dolor ni otras molestias. Pero si se tienen los resultados de una prueba (radiografía, por ejemplo) y la espondilolistesis es afirmativa, seguramente habría habido episodios de dolor lumbar en un pasado de la persona. Dichos episodios son más frecuentes en personas adultas que en niños. Puede darse en forma de un dolor simple o, en casos severos, puede venir acompañado de dolor radicular o como una lumbociática. Rara vez existe una hernia de disco entre dos vértebras afectadas pero, a menudo, hay en otros niveles.

Cómo tratar esta patología

Actualmente existen dos tratamientos diferentes para esta lesión. Uno se basa en técnicas más conservadoras, si la espondilolistesis no es grave los resultados pueden ser excelentes. Ejercicios varios de gimnasia y realizar abdominales y paravertebrales ayudan a dar más estabilidad a la columna lumbar

Si el dolor es crónico y muy fuerte se realiza la intervención quirúrgica de la fusión; es decir, la estabilización de las vértebras por medio de síntesis entre ellas.

Cómo puede ayudarte la quiropráctica

El cuidado quiropráctico ha producido algunos resultados muy positivos con la espondilolistesis, sobre todo cuando los ajustes vertebrales se realizan y se aplican sobre los segmentos espinales de la vértebra afectada. Por esto, los ajustes ejercidos directamente sobre la vértebra espondilolítica tienen una repercusión, mayormente, positiva. Uno de los principales objetivos del cuidado quiropráctico, además de eliminar las subluxaciones, es la construcción de los músculos que sostienen la zona afectada, lo que aumenta la movilidad y flexibilidad espinal. Otro de los objetivos de la quiropráctica es enseñar la manera de evitar la sobrecarga de la espalda para evitar que se produzca otra lesión a raíz de esta primera.

Barcelona Quiropractic

Aunque es bastante inusual tener esta lesión, es cierto que ha venido alguna persona a nuestra consulta con este problema. Los resultados con la quiropráctica han sido buenos, pues ha ayudado a que la personas en cuestión se encuentre mejor y no tenga recaídas tan agudas como las de antes de iniciar con el cuidado quiropráctico. Si quieres recibir más información sobre esta patología o quieres saber aún más como tratarla con la quiropráctica puedes ponerte en contacto con Barcelona Quiropractic llamando al 934 123 433 o bien mandando un Whats App al 601 059 849. Estaremos encantad@s de atenderte y poder resolver tus dudas.