Si bien la mayoría de personas que acuden al quiropráctico es para mejorar sus dolencias o síntomas es importante que comprendan la importancia de tener subluxaciones vertebrales. Y, ¿por qué es esto tan importante? Porque cuando las personas padecen subluxaciones vertebrales se centran en el dolor que éstas producen y no ven que lo más importante es la función que ese nervio interferido tiene que llevar a cabo y que, precisamente, deja de hacerlo o lo hace en unas condiciones desfavorables. Esto es así ya que a día de hoy se entiende en nuestras sociedad que el mayor problema es el dolor y, sin darnos cuenta, al tapar el dolor lo único que logramos es trasladar el problema real para otro momento futuro.

El quiropráctico es un profesional de la salud que, desde el punto neurológico, va a ayudarte a que todo tu cuerpo trabaje mejor y, al darse esto, todas las estructuras empiezan a sanar (músculos, tendones, ligamentos). Solo y únicamente yendo a la raíz del problema, se consigue solucionarlo, parcial o totalmente. Todo lo demás, que normalmente pasa por enmascarar el dolor, es poner “parches” en tu cuerpo y, tarde o temprano, vas a necesitar de nuevos y más invasivos “parches” para tapar los mismos o nuevos síntomas.

La eficacia de la quiropráctica

La quiropráctica es una profesión sanitaria que tiene como objetivo detectar, analizar y corregir las subluxaciones vertebrales. Nuestro organismo funciona como un todo completamente conectado e interrelacionado. En nuestro cuerpo hay millones y millones de nervios, la función de los cuales es transportar los impulsos eléctricos y mentales desde el cerebro a cada rincón del organismo, haciendo que éste pueda adaptarse de forma permanente a todos los cambios: posición del cuerpo, gravedad, a todo lo que ingerimos, a las emociones que sentimos, etc. ¡Imaginaros la impresionante y sorprendente comunicación y de organización que realiza nuestro sistema nervioso! Para que todo esto pueda llevarse a cabo será de vital importancia que este sistema nervioso funcione y trabaje libre de interferencias. Así pues, la quiropráctica no es para aliviar un síntoma o dolor (aunque lo haga de forma habitual) sino para que las personas consigan vivir su día a día en su máximo potencial. Cuando un quiropráctico recibe a sus pacientes se encarga de estudiar el caso personal de cada uno y, si lo considera necesario, también pedirá ciertas pruebas médicas para conocer la problemática con mayor profundidad y ejercer su trabajo con total seguridad. El cuidado quiropráctico es totalmente inocuo e inofensivo siempre que lo lleve a cabo un profesional especializado. Así que os recordamos la importancia de consultar la AEQ (Asociación Española de Quiropráctica) a la hora de poner vuestra columna vertebral y sistema nervioso en manos de un buen profesional.

¿Cuáles son los riesgos o peligros de recibir los ajustes quiroprácticos?

Cuando se pregunta por los beneficios de los ajustes vertebrales, sus contraindicaciones son relativas ya que todas las personas (incluso animales) pueden recibirlo, independientemente de su edad. Antes comentábamos que es importante cerciorarse de que se acude a un profesional preparado y entrenado para ejercer con seguridad su profesión. Esto es así porque en España la quiropráctica aún no está regulada y existe mucho intrusismo en el sector. Desde BQ informamos de esto de forma habitual porque existen personas que se presentan en la consulta con fracturas, fisuras o tumores vertebrales. En estos casos un quiropráctico profesional y bien entrenado sabrá qué factores debe tener en cuenta para aplicar los ajustes a personas con tales problemas. Incluso las personas mayores, las embarazadas, los deportistas, los niños y los recién nacidos reciben los beneficios del cuidado quiropráctico. Con esto queremos decir que, siempre que os pongáis en manos de un buen profesional, no existen contraindicaciones.

Con todo, muchas veces las personas pasan por quirófano o sufren caídas importantes que les causa numerosas heridas. Sobre todo en caso de operaciones, la mayoría de veces es mejor dejar al cuerpo que vaya recolocándose interiormente y, pasadas unas semana (o incluso meses, dependiendo del tipo de intervención) retomar el cuidado quiropráctico. En estos casos es mejor consultar con tu quiropráctico cuánto tiempo debes esperar para recibir tu siguiente ajuste vertebral.

Barcelona Quiropractic

Nuestra consulta es una de las consultas con más solera en Barcelona y en España. En todos estos años de experiencia han pasado muchísimas personas por nuestras instalaciones. Hasta el momento, después de 22 años, ninguna persona ha padecido ningún síntoma, dolencia, enfermedad o ha disminuido su calidad de vida debido a la quiropráctica. Es decir que nunca se ha recibido un feedback negativo en este caso. En cambio, la mayoría de personas sí hablan y comparten su experiencia de mejoras generales, de sentirse mejor y de cómo ha mejorado su calidad de vida con la quiropráctica.

Si quieres recibir más información o estás interesado en visitarnos puedes contactarnos en el 934 123 433 o bien por whats app en el 601 059 849.

Si estás planteándote acudir al quiropráctico, recuerda:

Tu columna es muy importante. ¡Ponla en manos de un buen profesional!”