Vivimos en una sociedad en la que damos por hecho que cuando una persona llega a la vejez, pierde sus facultades. Si bien es cierto que nuestro cuerpo se deteriora con los años, puesto que el cuerpo no deja de ser materia, la manera en la que lleguemos a convertirnos en ancianos va a depender, en gran medida, de lo que hagamos durante nuestra vida y, por supuesto, de los cuidados que decidamos darnos también en la vejez. Nuestra experiencia en Barcelona Quiropractic nos demuestra, cada vez más, que la edad no es un factor desencadenante para tener una buena calidad de vida. Decimos esto porque vemos a muchos ancianos, y no todos llevan una vida limitada, aun cuando sobrepasan los ochenta y, en algunas ocasiones, los noventa. Lo que sucede es que cuando las personas mayores tienen una buena calidad de vida, en todos los aspectos, lo que acostumbramos a hacer es creer que se trata de excepciones y no de lo habitual. Y, paradójicamente, preferimos tacharlas de excepciones en lugar de indagar que está sucediendo para que unos ancianos se mantengan en una buena forma física, emocional y mental y otros no.

Es evidente que con el paso de los años nuestro cuerpo sufre una serie de cambios que afectan al funcionamiento general del organismo. Desgraciadamente, confundimos estos cambios con problemas de salud cuando, muy lejos de la realidad, se trata de unos cambios muy normales dados por la degeneración de la materia. Algunos de estos cambios son, entre otros:

  • Disminuye el peso cerebral y también el flujo cerebral.
  • Las funciones de los órganos de los sentidos se ven mermadas.
  • Hay un descenso en la elasticidad y la contractibilidad de las arterias y del corazón.
  • Se acostumbran a dar problemas en la piel.
  • Hay una notable disminución de la cantidad de agua corporal.

Barcelona Quiropractic te invita a vivir una vejez con plenitud

Si bien es cierto que existen factores como el ambiente y/o la herencia que influyen en nuestro estado en la vejez, existe algo que está en nuestras propias manos y que nosotros mismos podemos hacer para llegar a nuestro último ciclo de vida con vitalidad y energía. Se trata de algo muy simple y, al mismo tiempo, difícil para nuestra propia percepción de las cosas: cambiar nuestros hábitos diarios.

Es por esto que desde Barcelona Quiropractic animamos a las personas mayores a que tengan unos hábitos saludables, como los siguientes:

  • Mantener una dieta equilibrada y una adecuada hidratación. No se trata de hacer dietas difíciles, sino más bien de ingerir todos los nutrientes necesarios para que el organismo pueda llevar a cabo todas sus funciones. Además, es importante beber abundante agua para mantener bien hidratado todo el organismo.
  • El ejercicio físico es una buena manera de mantenerse activo. Se puede practicar algún deporte, ir a clases de baile e incluso andar un mínimo de una hora diaria a un paso notorio.
  • Mantener una mente activa también es una tarea a tener en cuenta en la vejez. Hay ciertas actividades como leer, dibujar y/o pintar, hacer las tareas del hogar o incluso la práctica de juegos educativos son de gran ayuda para mantener ciertas partes de nuestro cerebro activadas.
  • Es importante descansar y dormir alrededor de 8 horas diarias. No hay que olvidar que durante el sueño, además de descansar, se llevan a cabo muchos procesos fisiológicos básicos y todo el organismo recarga su energía para el día siguiente.
  • Evitar tener hábitos nocivos
  • Haz lo que te gusta, ya sea tu hobby o profesionalmente; lo importante es hacer aquello que nos hace sentir realizados y nos permite seguir creciendo como personas.
  • Recibir ajustes quiroprácticos va a ayudarte a poder realizar todo lo anterior de una manera más sencilla y sin que requiera esfuerzo.

¿En qué te puede ayudar la quiropráctica en la vejez?

Lo que estamos viendo aquí es que si todo el cuerpo trabaja mejor (ligamentos, articulaciones, musculatura, procesamiento de la información) va a ser mucho más fácil llevar una óptima actividad diaria que te permita seguir moviéndote incluso pasados los 80. Cuando recibes los ajustes quiroprácticos todo tu organismo se libera de las subluxaciones vertebrales que provocaban interferencias en tu sistema nervioso. De esta forma la información llega correctamente a todas las partes de tu cuerpo, consiguiendo un trabajo óptimo de todo tu organismo. Por eso te aconsejamos acudir a un especialista de la columna vertebral y el sistema nervioso. De esta manera se corrigen los desequilibrios musculares y los posturales, lo cual te permitirá seguir haciendo ejercicio y mantener tu fuerza, cualquiera que sea tu edad.