Todo recién nacido debiera tener una examinación de su cuello y columna vertebral. Y si es necesario, recibir un ajuste quiropráctico.
Cuidado quiropráctico para bebés

Cuidado quiropráctico para bebés

Los niños necesitan del cuidado quiropráctico. Ésta declaración puede confundir a algunas personas que creen que la quiropráctica es una profesión dedicada a “curar” el dolor de espalda.

En realidad, la quiropráctica consiste en prevenir y corregir las subluxaciones con los ajustes vertebrales. Las subluxaciones son áreas de interferencia en el sistema nervioso causada por la presión de los huesos de la columna vertebral.

Una de las causas mas comunes de una subluxación en un bebé es al nacer. Un parto normal puede provocar la primera subluxación vertebral del niño debido a la fuerza que aplica el/la obstetra, estirando y girando la cabeza del bebé para que salga.

Está estimado que en un parto se aplica una fuerza de 15 kg. hasta 50 kg. dependiendo de la dificultad y técnica (natural, con fórceps o ventosas, por cesárea).

Muchas autoridades sugieren que la posición de la madre junto con la tracción de el/la médico/a obstetra tiene mucho que ver con la creación de baby-adjustmentestos problemas relacionados con la subluxación.

El cuidado quiropráctico es beneficioso para los recien nacidos

El cuidado quiropráctico es beneficioso para los recien nacidos

Cuando la madre esta en trabajo de parto está recostada sobre su espalda; no sólo trabaja parcialmente en contra de la gravedad, sino que el tamaño de la abertura pélvica también se reduce. Estos dos factores requieren que el/la médico/a tire con fuerza de la cabeza del niño. Este aumento de tracción y torsión durante el proceso de nacimiento, junto con una disminución en la salida pélvica y la no alineación con la gravedad, a menudo son el escenario perfecto para un traumatismo obstétrico, provocando problemas en el desarrollo del neonato.

Quiroprácticos y pediatras han advertido el peligro de un parto traumático en un recién nacido y su columna. Este daño va desde subluxaciones leves en la parte superior del cuello a subluxaciones más graves relacionadas con daños en la médula espinal, los nervios y la hemorragia del sistema nervioso central.

El parto con estas técnicas mencionadas, supone un stress enorme sobre la columna vertebral y sobre todo las primeras vértebras, causando subluxaciones y dañando los frágiles nervios que salen de la columna hacia los órganos, glándulas y tejidos del bebé.

El niño puede padecer cólicos infantiles, tortícolis congénita, asimetría craneal, bronquitis, trastornos de sueño, llantos inexplicables, etc.

El proceso de nacimiento no es solamente el primer shock de columna que sufrimos, sino también uno de los más traumáticos.

Se recomienda examinar a su bebé lo antes posible con el fin de eliminar cualquier posible trauma o subluxación relacionada con el nacimiento. La importancia de que un recién nacido en desarrollo este libre de interferencia nerviosa no puede ser subestimada. Esta comprobación es fácil y no produce dolor.

Gregory Veggia realizando un ajuste quiropráctico a una niña de 2 años.

Gregory Veggia realizando un ajuste quiropráctico a una niña de 2 años.


La información presentada en este espacio es solo de carácter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener más información sobre la fuente bibliográfica, aquí dejamos a su disposición el material utilizado.
  • “Lesión de la médula espinal y el tallo cerebral latente en los recién nacidos y los bebés” Towbin, A. MD. Develop, Med., Child Neurology 1969, II, 54-58.)