Este mes de mayo, en Barcelona Quiropractic, presentamos una novedosa y tecnológica prueba que mide con precisión la posición que adoptas y nos permitirá compararla con tu posición futura después de haberte ajustado con el quiropráctico. ¡Vas a sorprenderte con los cambios!

Conseguir una postura correcta no es tarea fácil. De hecho nuestra postura se ve alterada si no prestamos atención a nuestra posición corporal mientras realizamos las tareas cotidianas. Nuestra posición habla de nuestra salud más que de lo que podemos, incluso, imaginar.

Una postura vale más que mil palabras

El cuerpo está diseñado para tener la cabeza, la caja torácica y la pelvis perfectamente equilibradas una sobre la otra, tanto en la vista frontal como en la vista lateral. Cuando la postura tiende a desviarse se pierde la estructura normal y la columna vertebral también se desvía de su posición natural y saludable.

Los cambios posturales anormales se relacionan con el desarrollo y la progresión de muchas afecciones y lesiones de columna que, a su vez, conllevan diversos trastornos orgánicos:

  • Dolor y tensión muscular

    La infancia y la adolescencia son etapas del crecimiento en las que, si no se cuida la postura, traerán problemas de salud en la edad adulta.

  • Aumento de lesiones y trastornos de la columna
  • Estrés
  • Cansancio
  • Dolor de espalda, cuello y cabeza
  • Problemas digestivos
  • Dificultad en la respiración
  • Falta de equilibrio

El mejor momento para revisar y corregir la postura es en la infancia y la adolescencia. Los cambios posturales en estas etapas del crecimiento se relacionan como una de las fuentes de dolor, artritis temprana y trastornos orgánicos en la edad adulta.

La quiropráctica mejora tu postura. La quiropráctica mejora tu salud

La quiropráctica restablece el normal y saludable funcionamiento de la columna vertebral.

Adoptamos nuestra posición de manera inconsciente, siendo el propio cuerpo quién decide cuál es la mejor postura para la tarea que estamos realizando. Ahora bien, que sea la mejor significa que es la más eficiente, pero no la más saludable. Entonces, ¿Cómo puedo mejorar mi postura?

Seguir un cuidado quiropráctico y ajustarnos de manera regular conlleva, sin duda, a un cambio postural. Este cambio se da de forma inconsciente, es el propio cuerpo el que te pide una posición distinta. Se endereza la columna, la cabeza se sostiene en línea con la caja torácica, los hombros se expanden… Estas son solo algunos de los cambios de posición conseguidos con la quiropráctica.

El resultado es que mejoran nuestros dolores, tenemos más energía, estamos más vitales, desarrollamos una mayor consciencia corporal e, incluso, mejora nuestra autoestima. Porque una postura erguida y enderezada también mejora nuestra imagen y nos hace más atractivos.

Barcelona Quiropractic

El antes y el después del cuidado quiropráctico.

La quiropráctica consigue hacer retroceder en el tiempo a la columna vertebral. Al movilizar las articulaciones se inicia un proceso de “rejuvenecimiento” a todos los niveles. No obstante, es importante recordar que el proceso degenerativo siempre avanza más rápido que el correctivo.
Entonces, ¿qué sentido tiene esperar a ser adultos para acudir al quiropráctico?
Recordamos las palabras del antropólogo Latimier:

 “El proceso evolutivo altera los materiales existentes, pero no puede crear perfección. El diseño de tu cuerpo está hecho para durar unos 45 o 50 años. No podemos inventar una columna nueva. Si cuidas tu columna te ayudará a superar ese límite”.

Siempre vas a tener el poder de elegir cuidar tu columna vertebral y reforzar tu salud con la quiropráctica. Además de aconsejarte con ejercicios, estiramientos y hábitos saludables que previenen problemas de columna y te ayudan a sumar vitalidad y energía.

Si deseas más información o quieres realizar un estudio de tu columna vertebral y de tu postura, puedes llamarnos al 934 123 433 o bien llamarnos o mandarnos un Whatsapp al 601 059 849. ¡Estaremos encantados de atenderte!