En Barcelona Quiropractic hacemos mucho hincapié en la importancia de tener un organismo sano, proporcionándole la ayuda necesaria para la eliminación de toxinas

En Barcelona Quiropractic hacemos mucho hincapié en la importancia de tener un organismo sano, proporcionándole la ayuda necesaria para la eliminación de toxinas. Entre estos consejos, claro está, se encuentran adoptar hábitos alimentarios saludables, evitar hábitos tóxicos (fumar, tomar alcohol e ingerir medicación entre otros), hacer ejercicio que nos ayuda a ganar resistencia y a mantener activos nuestros músculos y articulaciones y, como colofón para un organismo funcionando de forma óptima, ajustarnos de forma regular para potenciar el óptimo funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Y también somos muy “fanes” de las dietas detox.

En el Rincón de la Salud de Barcelona Quiropractic, este mes de Octubre, dedicamos el espacio a la cura de la uva. Y, este año más que nunca, nuestro organismo va a necesitar desintoxicarse más que años anteriores. No únicamente por los excesos realizados por una gran mayoría de nosotros durante la cuarentena, sino porque, además, se han unido los excesos realizados normalmente cada año en verano y en períodos vacaciones. Esta acumulación de toxinas tiene un gran impacto en nuestro organismo. Por esto, para ayudar de una forma saludable, sencilla y económica a nuestro cuerpo a eliminar toxinas y a prepararse para los meses fríos venideros, puede interesarte la cura de la uva. Las uvas son ricas en vitaminas A, B y C, contienen glucosa, hierro, cobre, magnesio y fósforo en forma de lecitina. Todas estas propiedades hacen de la uva un alimento que es muy beneficioso para el organismo.

¿Qué es una monodieta?

Las monodietas consisten en comer un solo tipo de fruta, verdura o arroz integral (o rojo) durante 1 día o más. El objetivo de este tipo de dieta no es perder peso (aunque podamos perder algo), sino depurar el aparato digestivo y el organismo en general. Es importante que el alimento que escojamos sea ecológico, libre de tóxicos y químicos. Durante los días de la monodieta cada persona se gradúa la cantidad de fruta o arroz que ingiere, dependiendo del hambre que tenga, del trabajo, el ejercicio físico, el estado de salud… Se debe tomar la cantidad que no produzca molestias digestivas y el número de veces que pida el cuerpo, sin obligarnos a más y sin la necesidad de pasar hambre. Lo ideal es comer menos cantidad y más veces, más que atiborrarse a comer mucha cantidad y luego tardar horas en volver a comer.

Los alimentos que más se utilizan en una monodieta son las uvas, las manzanas, la calabaza, las fresas (éstas deben ser ecológicas), las zanahorias y la remolacha.

Si se va a realizar una monodieta de tres días o más es recomendable preparar previamente el cuerpo unos días tomando sólo frutas y verduras, y también salir bien de la monodieta introduciendo poco a poco los otros grupos de alimentos. En general, durante una monodieta se debe ir bebiendo agua durante todo el día.

La cura de la uva y sus beneficios

Si eres de los nuestros y te estás planteando realizar la cura de la uva, es impotante que sepas dos cosas básicas:

  1. La uva, preferentemente uva roja, debe ser el único alimento que consumas durante el día o los días que realices la monodieta. Lo que sí es importante es beber agua durante todo el día. Para conseguir un aporte calórico adecuado, se recomiendan entre 2 y 4 Kg de uvas diarias, dependiendo de la actividad de cada uno.
  2. Se realiza en un período de entre 3 y 5 días. (Los más atrevidos llegan a estar hasta 15 días con el ayuno de la uva, siempre y cuando no tengan problemas de salud). En el caso de padecer alguna deficiencia o enfermedad es mejor consultar con tu médico. Este ayuno no es recomendado para diabéticos en ningún caso.

Las uvas favorecen notablemente el estado de la piel por su efecto depurativo y antioxidante.

Los beneficios de seguir con esta depuración a base de uva (lo mejor es que sean biológicas porque contienen menos tóxicos) son varios y variados. Debido al alto contenido energético de esta fruta, esta cura nos permite seguir con nuestras tareas y trabajos habituales por su gran efecto remineralizante y antioxidante que combate la fatiga. Los beneficios más notorios son:

  1. Nos ayuda a combatir y eliminar la retención de líquidos.
  2. La oxigenación de nuestras células mejora notablemente. ¿Por qué? Porque la piel de la uva contiene una acción estimulante de la circulación venosa.
  3. Facilita el drenaje de las toxinas lo que la convierte en una gran aliada para la limpieza del hígado y de los riñones.
  4. Facilita también la limpieza de los intestinos.
  5. Repara la mucosa del estómago, beneficiándonos en caso de gastritis y úlceras y neutralizando la acidez estomacal.
  6. Alcaliniza la sangre.
  7. Es una gran aliada para personas que padecen enfermedades cardíacas, que toman diuréticos químicos y laxantes.
  8. Favorece notablemente el estado de la piel gracias a su efecto depurativo.
  9. Ayuda a prevenir la aparición de numerosas enfermades o a tratarlas si ya están presentes: hipertensión, colesterol, reuma, gota, artritis, piedras en el riñón o vesícula, esclerosis y cáncer.
  10. El azúcar que contienen las uvas tiene la capacidad de disolver las sales de cal lo que nos ayuda a evitar la acumulación de depósitos calcáreos en los tejidos.
  11. Además de todo lo comentado anteriormente, esta fruta es perfecta para la dieta. Sus componentes nos permiten recargar fácilmente la energía y, aunque consumamos uvas en cantidades muy elevadas, no engordaremos por ello.

Consejos para llevar a cabo la cura de la uva de forma correcta (antes, durante y después)

Antes y durante los días que dure nuestra cura de la uva debemos tomar abundante agua (2,5 litros al día es lo más adecuado).

Esta cura, verdaderamente, no comporta ninguna complicación para realizarla de forma adecuada. Sí es importante que los dos días anteriores al comienzo de la cura hagamos comidas ligeras basadas en frutas, verduras y cereales integrales. Además de esto, antes y durante los días que dure nuestra cura de la uva debemos tomar abundante agua (2,5 litros al día es lo más adecuado).

La cantidad de uva diaria varía en función de nuestra actividad y de la demanda de nuestro cuerpo. Lo habitual está entre 2 y 4 Kg diarios para garantizar el aporte energético correcto para nuestro organismo. Lo ideal es tomar pequeñas cantidades de uvas cada vez que nos aceche el hambre. Aconsejamos encarecidamente que la uva sea biológica porque tienes las garantías de consumir todos sus nutrientes.

Hay que lavar bien la uva con agua (únicamente con agua) y comérnoslas con la piel y las semillas, ya que es dónde se encuentran la mayoría de sus propiedades. Para tener una correcta digestión y no sentirnos saciados debemos masticarlas bien, triturando la piel antes de tragarla.

Una vez termines con los días de la cura, es importante que introduzcas de nuevo los alimentos poco a poco a tu dieta. Aconsejamos empezar con frutas y verduras, después añadir granos y cereales, lácteos y pescados y, por último, la carne.

Lo que vamos a conseguir con esta detox a base de uvas es que nuestro cuerpo quede desintoxicado y que sea más receptivo a los alimentos que le sientan mal o que no digiere bien. Es sumamente importante que escuches bien a tu cuerpo y que aprendas de los mensajes que te envía. Esto no solamente va a ayudarte a tener más conciencia de aquello que ingieres y no te sienta bien. Una detox también te ayuda a estar más consciente de aquellas posturas que no son bien recibidas por tu cuerpo, así como de cómo los pensamientos que tenemos también interfieren en nuestra parte física.

Nosotros vamos con la cura de la uva. Y tú, ¿te unes al reto?

El triángulo de la salud: uno para todos y todos para uno.

Cuidar el físico + hiegiene mental y emocional + hábitos saludables + QUIROPRÁCTICA = Sistema nervioso trabajando al 100% = plus de energía a nuestra capacidad innata de regeneración.

Si crees que una dieta saludable o que una cura para desintoxicar tu cuerpo no tiene nada que ver con la quiropráctica, quizá no has oído hablar del triángulo de la salud. Este triángulo está formado por tres pilares: el factor físico, el factor químico y el factor mental/emocional. Los tres son igualmente importantes y deben cuidarse por igual. De hecho, los tres se retroalimentan continuamente. ¿Te has parado a observarte? ¿Qué alimentos te apetecen cuando estás ansioso, preocupado o estresado? ¿Qué sucede con el dolor corporal cuando llevamos un tiempo con una dieta poco cuidada donde reinan los azúcares? ¿Qué pensamientos aparecen de forma continuada o cuál es nuestro estado emocional cuando el dolor se niega a abandonar nuestro cuerpo físico?

Cuidar de nuestro triángulo de la salud por igual se hace cada vez más inminente. La vida continuamente nos lo muestra, en cada situación o acontecimiento. Cuando una persona está en coherencia entre sus partes física, mental y química, se alinea. Todo su organismo se alinea en congruencia a su estado. La congruencia, al final, la decidimos cada uno de nosotros. Somos responsables de nuestra salud. Las situaciones nos son dadas, pero nosotros tenemos el potencial de decidir qué hacer con ellas.

Si cuidas de estos factores, estás potenciando tu salud. Si a esto le sumas seguir un cuidado quiropráctico y ponerte en manos de un profesional de la columna vertebral y el sistema nervioso, lo que consigues es que la capacidad de sanación y de regeneración innata a ti reciba un plus de potencia.

Barcelona Quiropractic, la desintoxicación al inicio del cuidado quiropráctico

Desde nuestra consulta aconsejamos, al inicio del cuidado, realizar una desintoxicación hepática que nos ayude a eliminar toxinas del organismo. Esto es porque cuando hay muchas toxinas en nuestro cuerpo (ingerimos productos que no son orgánicos, tabaco, alcohol, medicación, etc.), nuestro sistema nervioso tiene que invertir altas dosis de energía en transformar esos productos en orgánicos para que nuestro organismo pueda digerirlos y, después, evacuarlos. Si facilitamos esta tarea eliminando toxinas y procuramos ingerir alimentos saludables y evitar hábitos tóxicos, conseguiremos que los beneficios de los ajustes vertebrales sean más notorios y se den en un menor plazo de tiempo.

Nos importa que cada vez formemos parte de una sociedad concienciada en que la prevención es la mejor medicina.

Nos importa la salud. No nuestra salud, ni la de las personas que acuden a BQ, ni la salud de nuestros seres queridos y/o cercanos. Nos importa la salud global. La salud de un barrio, de una ciudad, de un país. La salud mundial. Nos importa que cada vez formemos parte de una sociedad concienciada en que la prevención es la mejor medicina. Esta es nuestra misión como consulta quiropráctica. Que el interés por preservar el bienestar (a todos los niveles) sea nuestra principal causa y efecto en lugar de una lucha desesperada por recuperarlo cuando ya es demasiado tarde.

Si quieres recibir más información acerca de la quiropráctica, de lo que hacemos o te estás planteando realizar una primera visita de reconocimiento, puedes llamarnos al 601 05 98 49 o bien mandarnos un WhatsApp a este mismo número de móvil y te atenderemos encantados. Si das este paso, ¡enhorabuena por tu elección!