Los pies son de suma importancia porque gracias a esta estructura podemos desplazarnos para interactuar con el medio que nos envuelve. Es más, esta parte del cuerpo ha ido evolucionando hasta soportar todo nuestro peso. Cualquier modificación de esta estructura puede ser perjudicial, como sucede con el caso del pie cavo.

¿Qué es el pie cavo?

Se trata de una deformidad que se caracteriza por un aumento desmesurado de la bóveda plantar, junto con desviaciones del talón y dedos en forma de garra. La bóveda plantar es un arco que se compone de elementos óseos, ligamentosos y musculares del pie. Su función principal es la de amortiguar el impacto mientras estamos en marcha y la de permitirnos adaptarnos a las irregularidades del terreno. Cuando esto sucede el talón y los metatarsianos son las partes que soportan toda la carga.

Síntomas comunes del pie cavo

Normalmente cuando hay una deformidad se asocia al dolor que la acompaña. En el caso de los pies cavos no siempre vienen acompañados de dolor. Si éste aparece, acostumbra a hacerlo cuando debido a esta deformidad la persona usa en exceso las zonas de apoyo del talón y la cabeza de los metatarsianos. Las lesiones que normalmente se producen son hiperqueratosis (los conocidos callos), bursitis (inflamación de las bursas calcánea y metatarsal) y sesamoiditis (inflamación de los sesamoideos).

En si las repercusiones más graves que puede tener no sea tanto la deformidad como tal sino las repercusiones que éste conlleva en otras articulaciones. Si el pie cavo genera una alteración en la postura de la persona que lo padece esto provoca una mala distribución de la carga en otras articulaciones. Las rodillas y la cadera son las articulaciones de las que más se habla, pero… ¿Qué ocurre con la columna vertebral si estamos descompensados?

Descompensación de la postura: prevención con la quiropráctica

Si bien es cierto que la quiropráctica no va a trabajar directamente sobre los pies, igual de cierto es que va a ayudarte muchísimo a prevenir y corregir la repartición de la carga de tu cuerpo para, de este modo, ayudarte a no sobrecargar otras articulaciones ni generar más problemas en otras zonas del cuerpo. Además, dado que los ajustes quiroprácticos descongestionan todo el sistema nervioso, que está llevando el impulso eléctrico al resto del cuerpo a través de los nervios (incluidos ligamentos, músculos y articulaciones), puede ser de gran ayuda para relajar toda esa estructura que se torna contraída por la malformación. El objetivo principal de la quiropráctica es ver al cuerpo como un conjunto completo en el que la afección de una de las partes afecta al todo y el todo afecta a cada una de las partes. Es por esto que, ante cualquier problema ligamentoso, articular, muscular, etc., es conveniente no solo examinar la zona afectada, sino el resto de zonas que pueden estar relacionadas para conocer el estado de las mismas. Si los pies cavos repercuten en la columna vertebral, los efectos pueden ser bastante más complejos y nocivos para el resto del cuerpo y el organismo.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos es acudir al podólogo y al traumatólogo para que hagan la valoración necesaria y, además, acudir al quiropráctico para tratar de manera integral esta deformación de los pies y sus problemas músculo-esqueléticos asociados.

Barcelona Quiropractic

Si tienes problemas en los pies y éstos te están provocando otras afecciones en otras zonas del cuerpo y quieres tener una valoración del estado de tu columna, sistema nervioso y de la biomecánica general de tu cuerpo, has encontrado el lugar adecuado. Para más información o poder concertar una primera visita de reconocimiento puedes llamarnos al 934 123 433 o bien mandarnos un Whats App al 601 059 849. ¡Estaremos encantados de atenderte!