Estamos en una época en la que tendemos a creer y a desear que algo o alguien ponga fin a nuestras dolencias y nuestro malestar. Pareciera como si quisiéramos que esto o aquello solucionara lo que está ocurriendo en nuestro cuerpo y, además, como si nosotros mismos no tuviéramos nada que ver con ello. Si bien es cierto que hay elementos externos que pueden echarnos un cable para sentirnos mejor, una gran parte de la recuperación física va a depender de nosotros: nuestros hábitos, nuestras costumbres e incluso de las decisiones que tomemos en la vida. Ponernos en manos de un buen quiropráctico es una de esas decisiones que pueden marcar un antes y un después en nuestra vida, tanto a nivel físico como a nivel mental y emocional.

Estrés químico y estrés mental, una bomba para el sistema nervioso

Aunque suene a tópico, es cierto que cada vez carecemos más de vitaminas, aminoácidos, oligoelementos, minerales, etc. Esto es debido a diversos factores: desde carencia de estas sustancias en los alimentos que ingerimos por la manipulación a la que están sometidos, la toxicidad de muchas de las sustancias que ingerimos regularmente, hasta el estrés mental y emocional, que parece ser que cada vez más se hace más patente en la sociedad occidental. Esta combinación es nefasta para nuestro organismo. Por un lado, el exceso de tóxicos genera un trabajo enorme para el sistema nervioso, que tiene que invertir la mayor parte de su energía en transformar, primeramente, lo que no es orgánico en orgánico para que el cuerpo sea capaz de tolerarlo. Por otro lado, la carencia de sustancias imprescindibles en los alimentos en combinación con niveles elevados de estrés ralentiza y dificulta la recuperación del organismo, produciéndose una bajada importante de defensas.

Ajustarse de forma regular es una potente alternativa para impulsar el sistema nervioso y, de esta forma, restablecer correctamente algunas funciones del cuerpo que ya no se daban con normalidad.

Complementos que se adaptan al estilo de vida quiropráctico

Si tenemos en cuenta lo dicho anteriormente y queremos ayudar a que nuestro cuerpo se recupere lo antes posible, algunos complementos y suplementos se vuelven imprescindibles:

  • Hierbas amargas: desintoxicar el organismo es fundamental para que el sistema nervioso pueda invertir su trabajo en mejorar muchas funciones de tu cuerpo en lugar de invertirlo en eliminar aquello que le es perjudicial.
  • Silicio Orgánico: un plus de hidratación para las articulaciones que, además de fortalecer los cartílagos, ayuda a que el organismo produzca por sí mismo los niveles óptimos de colágeno en cada persona.
  • Beber abundante agua: hidratarse es fundamental. ¡No olvidemos que de nuestro peso corporal, entre un 50% y un 65% (en adultos) es agua!
  • Los mejores alimentos, los de temporada: una dieta equilibrada e intentar consumir productos de temporada también forma parte de tu recuperación. Evita las grasas procesadas (consume Omega3 y Omega6 presentes en alimentos como el salmón, las nueces, etc.), los azúcares, el alcohol y los químicos. La naturaleza nos da en cada momento del año aquello que necesitamos para mantenernos sanos y cubrir las necesidades orgánicas según la estación del año en la que nos encontramos. ¡Apuesta por lo natural!
  • Practicar deporte o ejercicio físico: levántate, anda, pasea en bicicleta, corre, ve al gimnasio o practica tu deporte preferido. ¡Todo aquello que el cuerpo no utiliza, lo elimina! Ejercita tus músculos y articulaciones y ganarás en calidad de vida!
  • No bajes la guardia con tus pensamientos: ¿Has observado qué sucede en tu cuerpo cuando piensas cosas desagradables? ¿Y cuándo piensas cosas agradables? Sí, lo que pensamos influye de forma directa en nuestro cuerpo. Cuando pensamos continuamente en algo que nos preocupa nuestros músculos se contraen, generando tensión en la columna y llegando a producir las molestas y dolorosas contracturas musculares.

El mejor complemento del quiropráctico, ¡eres tú!

Tú eres la pieza fundamental de este puzzle. Para alcanzar los objetivos es imprescindible seguir la recomendación del quiropráctico. Podemos disponer de los mejores profesionales y las mejores instalaciones, lo mismo que sucede en un gimnasio, pero si no acudimos de forma regular, ¿de qué nos sirve? El tiempo y la constancia son dos factores de suma importancia para nuestra recuperación y, además, dependen exclusivamente de nosotros. No nos engañemos con soluciones mágicas y milagrosas. Si llevamos años con un mismo problema, no va a solucionarse en dos días; más bien vamos a necesitar un tiempo específico (dependiendo de factores como tipo de problema, tiempo con el problema, edad, hábitos, etc.) para conseguir revertirlo o mejorarlo y potenciar las capacidades de nuestro organismo. Por eso decimos que tú eres el mejor complemento del quiropráctico. ¡Invertir en nuestra salud hoy puede ser la mejor opción para el mañana!

Barcelona Quiropractic

Si hablamos de profesionalidad y dedicación al paciente, hablamos de Barcelona Quiropractic. Aquí no solo vas a ponerte en manos de grandes profesionales con el mejor equipamiento, sino que también vamos a aconsejarte en todo momento para que consigas tus objetivos y sentirte mejor día a día. Nuestra filosofía es que entendemos al ser humano como un todo, inseparable en cada una de sus partes. Es por esto que nuestros consejos y recomendaciones no van enfocadas únicamente al dolor y a la parte física; disponemos de suplementos, complementos alimenticios, orientación nutricional, conferencias de salud y servicio de coach (de la mano de Gregory Veggia, DC) para darte el impulso óptimo que necesites en todo momento.

Si deseas recibir más información o concertar una cita puedes llamarnos al 934 123 433 o bien mandarnos un WhatsApp al 601 059 849. ¡Será un placer para nosotros guiarte en tu camino hacia una salud óptima!