El próximo mes muchos niños volverán a la escuela, y a diferencia de las generaciones pasadas, además de la carga de sus mochilas se le unen el uso de móviles y tabletas.

Recientemente ha aumentado la preocupación de científicos y profesionales de la salud en relación a la utilización excesiva de estos aparatos electrónicos.

En acuerdo con Káiser Family Foudation el 31% de los niños entre 8-10 años, casi el 70% entre 11-14 años y el 85% de 15-18 años tienen un móvil. Limitar las horas en las que los niños tienen aceso a los móviles o tabletas es importante por muchas razones. Entre ellas destacamos las siguientes: desarrollo cerebral de los niños, retraso en el desarrollo del niño, obesidad infantil, alteración del sueño, enfermedad mental, conducta agresiva, falta o déficit de atención.

Aumento de niños y adolescentes con dolor cervical

A nivel quiropráctico se ha notado un incremento de los pacientes muy jóvenes con dolor de cervical. La postura típica al utilizar el móvil es la flexión del cuello con la cabeza mirando hacia abajo. Esta postura de forma continuada puede dar problemas cervicales. A esto se le ha dado un nombre en inglés, el “text neck”.

Al mantener una postura de flexión mucho tiempo se genera dolor en la musculatura extensora y los trapecios. Al principio los jóvenes empezarán con dolor y sobrecarga en la musculatura y quizás dolor de cabeza. Si no se hace nada al respecto, terminan por sufrir las articulaciones y los discos cervicales.

La cabeza pesa más cuanto más se inclina

El impacto para la columna vertebral es mayor cuanto más flexionado está el cuello. Si la cabeza suele pesar entre entre 4,5 y 5,4 kilos cuando el cuello permanece erguido, si se flexiona unos 15 grados equivaldría a un peso de 12 kilos. En lo que respecta a la columna vertebral, la tensión que acumula aumenta por cada grado de flexión por lo que 60 grados equivaldrían a 27,2 kilos. Para prevenir el dolor de cuello y espalda que produce mirar demasiado al móvil es necesario asumir una buena postura. Esto es indispensable porque, de lo contrario, puede afectar a nuestra columna y a nuestra salud en general.

La quiropráctica como prevención de problemas de espalda en niños y adolescentes

Para combatir este problema, los expertos sugieren cambios sencillos como subir los teléfonos móviles para no tener que agachar la vista mientras uno lee mensajes, o usar las dos manos y los dos pulgares para escribir y conseguir una postura más simétrica y cómoda para la columna.

A nivel quiropráctico se utilizan técnicas suaves en general, sobre todo cuando se trata de niños. La columna vertebral de los más pequeños rara vez sufre la tensión muscular que la de un adulto. Esta cualidad permite al quiropráctico ejercer un ajuste vertebral muy suave, sabiendo y conociendo en todo momento y de una forma exacta en qué lugares ejercer el ajuste.

Barcelona Quiropractic también con los niños y adolescentes

En nuestra consulta es común que acudan niños y adolescentes que reciben un cuidado quiropráctico. Mayoritariamente estos niños son hijos de pacientes que ya conocen los beneficios de la quiropráctica a corto y largo plazo. Los padres que lo han experimentado en primera persona y sienten los beneficios de la quirorpáctica sobre su columna y salud en general, quieren compartirlo con sus familias.

En Barcelona Quiropractic no nos cansamos de recordar que la quiropráctica es para todos y que cuanto antes empieza una persona a ajustarse de forma regular, mejor. Para ello aconsejamos siempre y en primer lugar, realizar estudios rutinarios de la columna. Esto es aún más importante a nivel preventivo para los niños que pasan muchas horas en frente a un móvil, ordenador, y tablet, y además, cardando mochilas pesadas.

Si deseas recibir más información o quieres concertar una visita puedes llamarnos al 934 123 433 o bien al 601 059 849. Es importante que, de la misma manera que los niños acuden a hacerse revisiones al dentista para conocer el estado de sus dientes, también acudan a revisar su espalda para conocer el estado de su columna y su sistema nervioso. La quiropráctica les ayuda a crecer sanos y fuertes.