La columna vertebral representa, aproximadamente, dos quintas partes de la longitud total del cuerpo humano. Está constituida por hueso y tejido conectivo que rodea y protege la médula espinal y el sistema nervioso. Si nos acercamos a números, la columna tiene una longitud media de 71cm en los hombres y de 61cm en las mujeres. La columna funciona como una vara fuerte y flexible que nos permite movilizarnos hacia adelante y atrás, hacia los lados y también rotar su eje. La columna protege la médula espinal y el sistema nervioso y, además, actúa como soporte para la cabeza y es el sitio de inserción de las costillas, la cintura pelviana y los músculos de la espalda.

¿Cuántas vértebras componen la columna vertebral?

Inicialmente el número de vértebras de una columna es de 33. Durante nuestro crecimiento es común que algunas vértebras de las regiones del sacro y del coxis se fusionen y, de este modo, la columna del adulto tenga 26 vértebras en lugar de 33. Las vértebras se distribuyen del modo siguiente:

  • 7 vértebras cervicales (región del cuello)
  • 12 vértebras dorsales o torácicas
  • 5 vértebras lumbares que hacen de soporte en la parte inferior de la espalda
  • 1 hueso sacro, normalmente formado por 5 vértebras fusionadas.
  • 1 hueso coxis formado por 4 vértebras fusionadas.

Así como las vértebras cervicales, dorsales y lumbares son móviles, el sacro y el coxis son huesos inmóviles.

Curvaturas de la columna vertebral

Normalmente, si miramos la columna de una persona adulta de perfil, observamos que se dan un seguido de curvas suaves denominadas curvaturas normales. Así pues, las curvaturas cervical y lumbar reciben el nombre de lordosis (curvatura hacia atrás) mientras que la curvatura dorsal se denomina cifosis (curvatura hacia dentro). Estas curvaturas es necesario que se mantengan porque aumentan la resistencia de la columna vertebral; además ayudan a que el cuerpo mantenga el equilibrio en su posición erecta, absorben todo el impacto cuando una persona camina y también protegen a las vértebras de posibles fracturas.

Puede ocurrir que estas curvaturas sean más pronunciadas o bien al contrario, que se tornen casi imperceptibles, creando curvaturas anormales en la columna. Esto, además, provoca muchísima tensión muscular debido a la rigidez que se forma en la zona de la columna en la que hay una rectificación o incremento de las curvas normales. Mayoritariamente, las personas con un exceso de curvaturas acostumbran a tener un hundimiento en la espalda mientras que las personas con rectificación de las curvaturas acostumbran a presentar una espalda rígida y una postura similar a la de un militar.

Rectificación de curvaturas y quiropráctica

En muchísimas ocasiones, personas que presentan problemas de cervicales o dolores en la parte media o baja de la espalda no son conscientes de que las curvas de su columna están defectuosas, bien por un exceso de curvatura o bien por una carencia de la misma.

Habitualmente las personas no acostumbran a darle la importancia que requiere este tipo de problemática. Las vértebras tienen movilidad individual, a pesar de que en muchas ocasiones trabajan en grupo o bloque. Cuando sufrimos un latigazo cervical, por ejemplo, se tiende con el tiempo a rectificar la curvatura cervical. La quiropráctica ayuda a prevenir que se produzca este tipo de lesiones. Al mismo tiempo, ayuda a calmar los síntomas producidos por estos cambios estructurales de la columna, normalmente caracterizados por una tensión extrema en la zona y por falta de movilidad de la columna en las intersecciones entre cervical y dorsal y entre dorsal y lumbar.

Barcelona Quiropractic

Es común en nuestra consulta ver a personas con cambios importantes en las curvas normales de su columna vertebral. Igual que es común que la mayoría de personas que presentan estos problemas, ni si quiera son conscientes de ellos.

Los quiroprácticos que forman parte del equipo de Barcelona Quiropractic examinan la columna vertebral y tienen en cuenta el estado de las curvas de la misma a la hora de realizar los ajustes vertebrales, así como a la hora de determinar la recomendación que el paciente debe seguir.

Si quieres saber más acerca de la importancia de tener una columna sana y flexible te invitamos a acudir a na visita informativa totalmente gratuita. Si tienes alguna duda o prefieres que un quiropráctico examine tu columna puedes llamarnos al 934 123 433 o bien al 601 059 849, ¡estaremos encantados de atenderte!