Es común que los acúfenos y los molestos pitidos que generan, se relacionen habitualmente a un problema del oído (causas óticas). Sin embargo, hay ocasiones en las que estos molestos zumbidos pueden ser causados por otras razones diferentes (causas extraóticas). Cuando es así, la mayoría de estas causas se deben a problemas (como contracturas musculares) en las cervicales, afectando al sistema nervioso.

Acúfenos, ¿qué son y a quién afectan?

Los acúfenos, (tinnitus en inglés, que significa tintineo), no son ninguna enfermedad, sino un síntoma relacionado con el sistema auditivo. Se describen como zumbidos o silbidos que pueden ser escuchados en uno o los dos oídos que no provienen de ninguna fuente exterior. Es decir, la persona que los padece escucha un zumbido, un pitido, un chasquido, un siseo, murmullos, ruidos similares al de la red eléctrica, rugidos o algo similar a soplos de aire sin que ninguna fuente externa los esté provocando.

Habitualmente el tinnitus tiene un carácter transitorio y leve y, aunque parezca difícil de creer, se trata de un hecho relativamente norma que las personas experimentan en algún momento de sus vidas. Pero cuando estos “sonidos” se vuelven más molestos o continuos, llegan a interferir en el sueño, la concentración y el descanso de la persona que los padece, generando irritabilidad y mermando la calidad de vida. Según afirma la Tinnitus Association, los acúfenos graves conforman el tercer síntoma más incapacitante que puede padecer un individuo después del dolor intenso y los trastornos de equilibrio.

Según la Clínica Universidad de Navarra, entre el 10% y el 17% de la población mundial sufre acúfenos y el 85% de las enfermedades auditivas vienen acompañadas de éstos. Cabe destacar, también, que la frecuencia del tinnitus aumenta a partir de los 50 años y se ven afectados por igual los hombres y las mujeres.

Acúfenos y problemas cervicales y/o mandibulares

Hay muchas personas que tras padecer una fuerte contractura cervical sienten que uno de sus oídos está taponado y, posteriormente, empiezan a escuchar un molesto pitido. Es muy frecuente la asociación de este tipo de contracturas y el tinnitus y, tan estrecha la relación entre ellos que a la vez que la contractura empeora, empeora el acúfeno, y a la inversa. Además, si a esto va unido el estrés, tanto el pitido en los oídos como la contractura van a empeorar su estado. En estos casos en los que la causa del acúfeno es un problema cervical, lo mejor es ponerse en manos de un buen profesional que ayude a mejorar esta zona de la columna vertebral ya que, solucionada la contractura, el tinnitus acostumbra a desaparecer, tal como afirma el doctor Juan Royo.

Es posible que nos resulte extraño intentar conectar cualquier problemática de la espalda con los pitidos en los oídos. Sin embargo este órgano dispone de fibras en su interior que están conectadas a los nervios faciales, craneales y cervicales.

El papel de la quiropráctica con los acúfenos

Como hemos comentado anteriormente, siempre que la causa del tinnitus sean problemas en la zona de la espalda, la quiropráctica va a jugar un papel decisivo y fundamental para ayudar a la persona que los padece a disminuir su frecuencia e intensidad o bien a ser erradicados cuando son tratados a tiempo.

Una de las teorías que explica los acúfenos habla de un origen en el  sistema nervioso. En estos casos es el mal funcionamiento de este mismo provocado por problemas cervicales y/o mandibulares, creando lo que se llama una “deaferentación” de los nervios. Este problema consiste en que los nervios se vuelven super sensibles e irritables y disparan señales (sonido en este caso) cuando no tendrían que hacerlo, produciendo el típico zumbido. Esta deaferentación o hipersensibilización de los nervios de la región de la cabeza acostumbra a crearse por problemas cervicales crónicos. Un ejemplo de esto es la artrosis cervical donde aparece una cierta anquilosis (o pérdida de la movilidad cervical), contracturas crónicas o problemas mandibulares en los que, a menudo, el paciente relata un accidente tipo latigazo en el pasado u otro traumatismo cervical (aunque no siempre es el caso). En los casos de deaferentacion, el zumbido se asocia a menudo con sensación de vértigo o inestabilidad.

Cuando el origen del tinnitus se encuentra en el sistema nervioso, el ajuste quiropráctico va a devolverle la movilidad y la funcionalidad a dichas vértebras para que esos nervios vuelvan a recuperar su función, estimulándolos y haciéndoles funcionar mejor. De este modo, no solo el sistema nervioso va a trabajar con armonía, permitiendo que el oído recupere su funcionalidad, sino que también los músculos de la zona alta de la espalda van a estar más relajados y, por ende, las contracturas van a irse disolviendo. De hecho, no hay medicación ni tratamiento quirúrgico para remediar los acúfenos, tal como se afirma en la Clínica Universidad de Navarra. Sin embargo, sí hay demostraciones físicas de que una vez erradicada la contractura muscular o problemas cervicales, el tinnitus desaparece (siempre que su origen sea la zona cervical y tratado a tiempo).

Barcelona Quiropractic

Hay bastantes pacientes en nuestra consulta que han venido inicialmente por este tipo de problemas. Aunque algunos de ellos no han notado cambios en los acúfenos (debido a que la causa de los mismos es ótica o el problema se cronificó demasiado), un porcentaje elevado, con causa extraótica, han apreciado como esos molestos pitidos iban reduciéndose o desapareciendo conforme avanzaba el cuidado quiropráctico. Esto ha sido de gran ayuda para estas personas, puesto que han vuelto a dormir con normalidad, reduciéndose su irritabilidad y su nivel de estrés.

Desde Barcelona Quiropractic, si padeces de acúfenos, te animamos a que te acerques a un centro quiropráctico para comprobar a través de un estudio y anamnesis cuidadosa si la quiropractica te puede ofrecer una ayuda. Quizá ajustarte con regularidad pueda suponer un antes y un después en tu calidad de vida, como ha sucedido con otras personas.

Si deseas recibir más información o tienes cualquier duda puedes llamarnos al 934 123 433 o bien mandarnos un Whats App al 601 059 849, ¡Estaremos encantados de atenderte!