Dolencias y malos hábitos posturales

El desplazamiento vertebral desencadena múltiples problemas. Primero a nivel físico con la obvia reducción de la movilidad articular, contracturas y cambios posturales ya que afecta directamente la biomecánica corporal.

Cuando tu columna empieza a perder equilibrio o posición ideal (por causa de traumatismos, tensión, estrés, caídas o accidentes etc.) pierde su función protectora y empieza a irritar el sistema nervioso, interfiriendo en tu comunicación interna.

Estas interferencias se llaman Subluxaciones vertebrales. Las consecuencias de estas subluxaciones pueden ser enormes y devastadoras sobre tu cuerpo y salud.

Sin el tratamiento adecuado, esta interferencia nerviosa puede sostenerse en el tiempo y volverse crónica. A medida que este bloqueo se vuelve crónico, empieza a tener un efecto negativo sobre la coordinación y transmisión de los mensajes nerviosos creando una disminución en el flujo nervioso (deaferentación). Se puede tener síntomas de vértigos, zumbidos de oídos, pérdida de fuerza, hormigueos, etc. o irritación en los nervios salientes favoreciendo los ataques de ciática o migrañas por ejemplo.

El quiropráctico, se encarga de restaurar el flujo nervioso de tu cuerpo, por medio de los ajustes vertebrales que realiza sobre tu columna. Si deseas que te realicemos un Estudio Previo para detectar y corregir subluxaciones que tengas en tu columna vertebral, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que te ayudemos y ¡te guiemos en tu camino a la salud!