Entendemos por ciática esa sensación de  dolor, debilidad, entumecimiento, pérdida de fuerza u hormigueo en la pierna que es causada por una lesión o presión sobre el nervio ciático, por lo que es importante destacar que la ciática no es un problema por sí solo, sino que es una consecuencia de una dolencia previa en la zona baja de la espalda.

quiropráctica y ataques de ciáticaEl nervio ciático empieza en la región lumbar y baja por la parte posterior de las piernas. Este nervio es el encargado de controlar los músculos de la parte posterior de la rodilla y de la parte  inferior de la pierna, a la vez que proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo y a la zona baja de la pierna hasta el pie. Su largo recorrido (es el nervio más largo y ancho del cuerpo) es lo que lo hace particularmente vulnerable a posibles presiones y/o daños, causando dolor tanto en la zona lumbar de la espalda como en el glúteo, muslo, pantorrilla o pie.

Como probablemente ya sepas por propia experiencia, el dolor de ciática puede ser tan agudo que llega a limitar las actividades diarias. Y es que sus principales síntomas son:

  • Dolor en la parte baja de la espalda que se extiende hacia la pierna. Puede ser desde una leve molestia hasta una fuerte o sensación de quemazón.
  • Dolor que empeora al toser, estornudar, estirarse o inclinarse.
  • También provoca debilidad muscular que puede limitarse a la pierna, al glúteo o incluso llegar al pie.
  • Hormigueo o adormecimiento en la pantorrilla y/o pie.
  • Pérdida de reflejo nervioso de la rodilla o del tendón de Aquiles.
  • Incontinencia y/o disfunción sexual y otros problemas con la zona pélvica.

Una causa muy común de la ciática es la hernia discal, que se define como una fisura en uno o varios de los discos intervertebrales, lo que provoca una presión o irritación directamente sobre el nervio ciático que sale de la vértebra afectada y provoca los síntomas arriba mencionados. Otras causas de la ciática pueden ser: estenosis del canal lumbar, degeneración discal (artrosis), subluxación vertebral, síndrome piramidal, así como también suele ser una causa común el embarazo, ya que durante la gestación y a causa de los mismos cambios posturales, el útero de la mujer comprime órganos internos provocando una serie de contracturas musculares que favorecen la aparición de ciática.

¿Cómo puede ayudarte la quiropráctica con tu ciática?

ajuste quiropráctico para ciáticaLa mayoría de las personas que acuden a nuestro centro por problemas de ciática nos han contado como esos dolores les han llevado a no poderse mover de casa, o a tener que parar de sus actividades diarias por culpa de las molestias. Es el caso por ejemplo de nuestro paciente José, quien en su testimonio nos cuenta cómo después de llevar más de un año casi sin moverse por un adormecimiento y quemazón en la pierna, además de fuerte dolor lumbar, “fue empezar con la quiropráctica y notar la mejoría de la noche a la mañana. Después de las primeras sesiones quiroprácticas la pierna ya sólo se dormía esporádicamente y el quemazón se me fue muy rápido. Además también mejoró mi estado anímico, ya no me irritaba con tanta facilidad”.

El motivo principal por el que la quiropráctica puede irte bien en caso de sufrir ciática, es que gracias a los ajustes quiroprácticos, intentamos ir a la raíz del problema, que es quitar la presión sobre el mismo nervio y así aliviar esos síntomas tan molestos y debilitantes.

El mayor objetivo de la quiropráctica es el de asegurarse de que no exista tensión, roce o inflamación en el lugar de paso entre vértebra y vértebra, de donde salen las raíces nerviosas de la médula espinal. Cuando tu columna vertebral empieza a perder su posición ideal (por alguna caída, accidente, estrés, etc), entonces pierde también su función protectora del sistema nervioso, lo que afecta a la comunicación interna del cuerpo. Estas interferencias en quiropráctica las llamamos subluxaciones vertebrales.

Cuando alguien padece de ciática, como puede ser tu caso, los ajustes vertebrales te ayudarán a recuperar movilidad de la columna vertebral, restableciendo así la posición ideal de las vértebras, y por tanto, eliminando esa fricción del nervio ciático, causante de los dolores lumbares y/o de las piernas.

La eficacia de la quiropráctica para ataques de ciática

Ya son varios los estudios que demuestran la eficacia de la quiropráctica en problemas de ciática. Entre ellos, uno realizado en 2010 (1), el cual incluía 40 pacientes con ciática que ya habían probado otros métodos como son los masajes o la acupuntura, entre otros, pero sin buenos resultados hasta el momento. A la mitad de ellos se les aconsejó cirugía, mientras que la otra mitad pasaron a cuidado quiropráctico. De los pacientes que pasaron por quirófano, el 85% destacó que habían notado sólo algo de mejoría. En cambio, el 60% del grupo bajo cuidado quiropráctico, sin intervención quirúrgica alguna, afirmó haber mejorado por completo. Estudios como este son los que corroboran que la cirugía siempre tiene que ser la última opción, ya que una vez se pasa por quirófano no hay marcha atrás. Antes de eso, hay una solución 0% invasiva y 100% segura: la quiropráctica, la cual además de ayudarte a reducir el dolor o incluso eliminarlo, puede ayudarte a recuperar tu salud y a ganar más calidad de vida.

No obstante, y con el fin de asegurarnos de que podemos ayudarte, en Barcelona Quiropractic estudiaremos tu caso de forma personalizada.  Primero te haremos una serie de pruebas, así como analizaremos radiografías e informes (si los tienes) para ver cómo te está afectando la ciática en cuestiones de movilidad, equilibrio de pesos, tensión, etc. Luego, y una vez nos hemos asegurado de que te podemos ayudar con la quiropráctica, te explicaremos en una visita informativa todo lo que la quiropráctica puede aportarte, de manera que también puedas resolver cualquier duda que tengas sobre tu caso particular.

Ponte en contacto con nosotros para reservar tu primera cita, estaremos encantados de atenderte.

Una mejor salud y un mayor bienestar te están esperando en Barcelona Quiropractic.


 

(1) McMorland G, Suter E, Casha S, du Plessis SJ, Hurlbert RJ. Manipulation or microdiskectomy for sciatica? A prospective randomized clinical study. JMPT Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. 2010; 33(8): 576-584.