¿Qué es la osteoartritis?

Un tanto por ciento  muy elevado de las personas mayores de 55/60 años que acuden a Barcelona Quiropractic padecen de esta tipología de problema y muchos de ellos acusan osteoartritis a nivel de la columna vertebral. Los extremos óseos en las articulaciones están recubiertos por un tejido firme y elástico que protege los huesos de las articulaciones y permite que estos puedan deslizarse el uno contra el otro de forma muy suave, amortiguando los golpes que se producen con el movimiento físico. Este tejido se conoce comúnmente como cartílago. La osteoartritis consiste en un trastorno articular producido por el envejecimiento, desgaste y/o ruptura de una articulación que afecta, en primera instancia, a los cartílagos. Es habitual, en personas diagnosticadas de osteoartritis, que con el tiempo la capa superior de los cartílagos se rompa y desgate. De ahí,  que los huesos que antes estaban recubiertos por el cartílago empiecen ahora a friccionarse produciendo dolor, inflamación, hinchazón y pérdida de movimiento en la articulación.  Esto provoca, a su vez, que la articulación se deforme con el tiempo. Normalmente crecen espolones alrededor de la articulación y/o algunos trozos de hueso o cartílago pueden desprenderse y quedar atrapados dentro del espacio de la articulación, cosa que causa todavía más dolor y daño.

Causas de la osteoartritis

Normalmente las personas que padecen osteoartritis tienen más dolor en las articulaciones y una limitación mayor en sus movimientos. Las personas de edad avanzada son las más afectadas por esta enfermedad, así como también personas jóvenes que han sufrido lesiones en las articulaciones. A diferencia de otros tipos de artritis, la osteoartritis solo afecta a las articulaciones y no a órganos internos.

Por norma general, la osteoartritis aparece de forma gradual y es debida al paso del tiempo. Puede ser causada, entre otros, por estos factores:

  • El sobrepeso
  • El envejecimiento
  • Las lesiones de las articulaciones
  • Los defectos en la formación de las articulaciones
  • Un defecto genético en el cartílago de la articulación
  • La fatiga de las articulaciones como consecuencia de ciertos trabajos o deportes.

Señales que alertan de que puede padecer osteoartritis

La osteoartritis puede ocurrir en cualquier articulación. Ocurre más a menudo en las manos, las rodillas, las caderas y la columna.

Las señales de alerta de la osteoartritis incluyen:

  • Rigidez en una articulación al levantarse de la cama o después de estar sentado por mucho tiempo
  • Hinchazón o sensibilidad al tacto en una o más articulaciones
  • Sensación de ruptura o el crujido de huesos rozando el uno contra el otro

Reumatismo, artritis y artrosis: diferentes fases de un mismo trastorno

Aunque parezca que hablamos de problemáticas diferentes, tanto el reumatismo como la artritis y la artrosis son, los tres, problemas degenerativos. De hecho, reumatismo, artritis y artrosis son las diferentes fases o estados de un mismo problema que evoluciona en el tiempo. En primer lugar acostumbramos a sentir un dolor difuso y profundo en una parte concreta del cuerpo, difícil de situar en un punto específico. Acostumbra a aparecer, inicialmente, en brazos y piernas. A este primer síntoma se le llama reumatismo.
Conforme pasan los años estos dolores se van concentrando en las articulaciones. Es en este momento cuando a este trastorno se le llama artritis. Es entonces cuando las articulaciones duelen, se inflaman y empiezan a quedarse rígidas, perdiendo su fuerza y movilidad. Debido a este problema en las articulaciones durante años, el propio cuerpo termina por reabsorber el líquido de las articulaciones infladas, dejándolas secas, sin movimiento y deformadas. Este es el último eslabón de la osteoartritis, comúnmente conocido como artrosis.

¿Cómo te ayudamos en Barcelona Quiropractic con la osteoartritis?

Desafortunadamente el cuerpo no puede, por sí solo, detener ni curar estos problemas una vez ya se han desencadenado. Es por eso que en Barcelona Quiropractic tenemos tan presente la importancia de la prevención. La causa más común del reumatismo, la artritis y la artrosis, o lo que podríamos llamar de forma general dolor de las articulaciones, es un impulso nervioso insuficiente. Las articulaciones reciben la corriente nerviosa gracias a los nervios que nacen entre las vértebras de la columna. Así que, cuando existen bloqueos o subluxaciones vertebrales que interfieren en la información que los nervios están llevando a las articulaciones, éstas dejan de recibir los impulsos nerviosos necesarios para su buen funcionamiento. Esta disminución de la corriente nerviosa en la articulación provoca dolor y el deterioro progresivo de dicha articulación.
Gracias a los ajustes vertebrales los nervios vuelven, poco a poco, a trasmitir correctamente ese impulso nervioso, llevando la información de forma completa a la articulación. Esto, por ende, hace que o bien se prevenga un futuro desgaste a una temprana edad o bien ayuda a mejorar los síntomas si ya se está padeciendo, ya que, entre otras cosas, la correcta comunicación de los nervios con las articulaciones conlleva el descenso de la inflamación de las mismas.

FUENTES

Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel. www.niams.nih.gov