Hay cierta tendencia a pensar que cuando los niños acuden al quiropráctico es porque no están sanos o padecen alguna enfermedad (o síntoma) que debe ser tratado. Muy lejos de la realidad, los niños, cuanto más pequeños mejor, son los futuros adultos; así que si ellos crecen con una columna sana y bien alineada, libre de subluxaciones vertebrales, su futuro se tornará más saludable y placentero, evitando posibles problemas o mal funciones corporales a una edad temprana. Esto, además de aportar calidad de vida y un mayor disfrute de los años, reduciría notablemente la ingesta de medicamentos que, en muchas ocasiones, no nos son necesarios.

Tan pequeños, ¿Por qué acudir al quiropráctico?

Si observamos con detenimiento a los niños, podemos ver que son mucho más elásticos y flexibles que los adultos. Es en esa etapa de crecimiento cuando los más pequeños poseen mucha más plasticidad en el cerebro y el sistema nervioso. Dicho con otras palabras, los cuerpos de los niños son capaces de adaptarse y renovarse con más facilidad. Por esta razón los más pequeños responden de manera extraordinaria y a veces increíble a la atención quiropráctica, sin temor a padecer efectos secundarios.

Además de esto, e igualmente importante, las subluxaciones vertebrales son el resultado de un alineamiento incorrecto de la columna vertebral. Este des-alineamiento de las vértebras con el tiempo acaba por deformar los tejidos, tales como ligamentos y cartílagos. Permitir que tu hijo reciba un cuidado quiropráctico le ayudará a prevenir malas  posturas inconscientes que con el tiempo podrían derivar en patologías de carácter grave. A su vez, la quiropráctica potenciará al máximo el buen crecimiento y desarrollo del niño.

La Quiropráctica es un excelente cuidado para la salud, en especial en edades tan tempranas, delicadas y decisivas. Esto es así porque los ajustes vertebrales no tienen efectos secundarios, respetan la fisiología natural del cuerpo humano y se realizan siempre, independientemente de si hay ausencia o presencia de sintomatología física.

Por todo esto, en Barcelona Quiropractic recomendamos siempre que el cuidado de la columna vertebral sea integrado en las revisiones rutinarias del niño, al igual que el cuidado dental o el oftalmológico.

Hay investigaciones clínicas sobre la eficacia de la quiropráctica en varios campos. La relación que existe entre la columna vertebral y el sistema nervioso es tan íntima que el ajuste vertebral específico tiene efectos locales y centrales en la salud de todo el organismo. Esta premisa, actualmente, está determinando la línea de las investigaciones.

En ámbitos como la pediatría, la quiropráctica está ayudando a niños que presentan casos de asma e insuficiencias respiratorias, enuresis o micción involuntaria, cólicos, problemas auditivos y otitis media, infecciones de oído, debilidad en el sistema inmunológico, amigdalitis, etc., entre otros muchos problemas comunes que se dan en la infancia.
Los consejos de Barcelona Quiropractic para prevenir problemas de columna en los niños
¡Muévete! Es de vital importancia que los niños hagan ejercicio, que se muevan y no adopten una infancia sedentaria. Es muy beneficioso que después de cada hora de clase o de estudio en casa se levanten y den un paseo, que muevan las piernas y los brazos. También es conveniente que practiquen algún deporte a la salida del colegio. Los músculos que desarrollen de pequeños mantendrán la columna erguida toda su vida.

A la hora de cargar la mochila. Hay algo que debes saber: el peso de la mochila no debe soprepasar el 10% del peso total del niño. Es importante que a la hora de coger la mochila adopten una postura correcta. Lo ideal es que se agachen doblando las rodillas a la vez que doblan la cintura. Es conveniente que se coloquen la mochila en ambos lados, repartiendo siempre el peso por igual en la espalda y los hombros. En el caso de que lleven mochila con ruedas es mejor que vayan cambiando de brazo. Es mejor empujar que tirar.

¿Qué pasa con el ordenador y los videojuegos? Los niños no debería usar el ordenador y los videojuegos más de media hora diaria para garantizar un desarrollo normal del cerebro. Aconsejamos que cuando se sienten delante del ordenador lo hagan manteniendo una postura recta y cómoda. Además, al usar el ratón, es conveniente que muevan también el brazo y el hombro.

Es imprescindible dormir el tiempo necesario para un buen descanso. Además de esto, si es sobre un colchón firme, mejor. Un buen descanso les ayudará a rendir mejor en todas las tareas del día que son requeridas.

Demasiadas horas con el móvil. En la actualidad hay investigaciones centradas en los efectos nocivos que causan los móviles en los niños. Está totalmente demostrado que el móvil emite radiaciones que pueden ser perjudiciales para el desarrollo normal de los más pequeños.