Las personas que conocen los beneficios de la quiropráctica y se ajustan de forma regular saben que ésta no es únicamente para aliviar un dolor o malestar. Lejos de la realidad, el principal beneficio a destacar de las personas que realizan un cuidado quiropráctico es que al liberar el sistema nervioso de interferencias, todo el organismo empieza a trabajar en mejores condiciones. Entre otras cosas, gracias a los ajustes vertebrales se regulan las funciones orgánicas, como por ejemplo aquellas en las que están involucradas las hormonas.

La glándula Tiroides

La glándula tiroides está situada justo debajo de la nuez de Adán, junto al cartílago tiroides y sobre la tráquea. Esta glándula tan importante del sistema endocrino pesa entre 15 y 30 gramos en una persona adulta y está formada por dos lóbulos en forma de mariposa a ambos lados de la tráquea y unidos por el cuello.

Las funciones principales de la glándula tiroides son regular el metabolismo del cuerpo, producir proteínas y regular también la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas. Cabe destacar, entonces, que cuando esta glándula no funciona de forma adecuada puede provocar diferentes desajustes orgánicos:

Alteraciones en la producción de hormonas tiroideas: (hiper e hipotiroidismo)

  • Hipertiroidismo: se produce cuando la tiroides libera demasiadas hormonas en un determinado período de tiempo. Los síntomas más comunes de personas diagnosticadas de hipertiroidismo son un aumento del apetito, nerviosismo, pérdida de peso, irregularidad en el ciclo mensual (en las mujeres), aumento de la sudoración, etc.
  • Hipotiroidismo: opuestamente al anterior, en este caso la tiroides produce un déficit de hormona tiroidea. Los síntomas más comunes son un aumento de la sensibilidad al frío, mayor cansancio o fatiga, dolor muscular, sequedad en la piel, debilidad en uñas y cabello, aumento de peso, depresión, etc.

Relación entre la tiroides y el sistema nervioso

En lo relativo a su relación con el exterior, la glándula tiroides aumenta el tono del sistema nervioso y el del sistema nervioso autónomo. También se da una estrecha relación entre el sistema nervioso central y la glándula tiroidea; por esta razón, una debilidad en el funcionamiento de esta glándula podría pasar de un desajuste hormonal a un problema neurológico.

Al mismo nivel que la glándula tiroidea se encuentran las vértebras cervicales, concretamente la sexta y la séptima, manteniendo un lazo estrecho y delicado con la tiroides. Esta glándula desarrolla un papel muy importante en el lenguaje, en la voz (cuerdas vocales) y en cualquier tipo de anomalía que se de en la comunicación. Además de esto, la tiroides regula el normal crecimiento, así como también regula el metabolismo del cuerpo.

La subluxación vertebral que afecta a la glándula tiroidea se forma cuando una de las siete vértebras cervicales del cuello, que tienen un importante papel en la irrigación de alimentos a la tiroides, pierde su correcta alineación y movilidad e irrita el nervio que pasa a través de ella. Esto, a su vez, conlleva que la información que el cerebro envía a la musculatura del cuello sea errónea; así como también lo es la que envía a la espalda alta, provocando tensión muscular que puede terminar por producir dolor.

La quiropráctica como método para regular el funcionamiento de la tiroides

Una de las causas más importantes a la hora de mantener sana y en buen funcionamiento nuestra glándula tiroides es realizar ejercicio de forma regular y constante. Así lo que conseguimos es estimular el funcionamiento de esta glándula.

Por otro lado, seguir con un cuidado quiropráctico de forma periódica nos permite tener nuestra columna cervical con una adecuada movilidad. Este hecho, por sí solo, ya favorece que la glándula tiroides reciba la información necesaria de nuestros primeros 3 nervios periféricos. Estos, a su vez, llevan esa información al ganglio cervical superior. Este último ganglio es el encargado de que la glándula tiroides funcione de forma óptima.

Barcelona Quiropractic

Muchas de las personas que acuden a nuestra consulta tienen problemas relacionados con la glándula tiroides. Acostumbra a suceder que, después de ajustarse de forma constante y regular, se consiguen equilibrar, al menos en parte, la producción de hormonas de la tiroides. Es por esto que siempre aconsejamos a las personas que antes de tomar cualquier medicamento, examinen en manos de un profesional como lo es el quiropráctico, su columna vertebral para detectar las posibles subluxaciones vertebrales que puedan existir. Gracias a los ajustes vertebrales se consigue un alivio del dolor específico, así como se permite que tu sistema nervioso mantenga un correcto control de las glándulas, como la tiroides.

Si tienes algún tipo de alteración hormonal, sea de tiroides o de otra glándula, y quieres resolver tus dudas o recibir más información, lo mejor es que acudas a hacerte un chequeo de tu columna. También ofrecemos visitas informativas sin compromiso y sin cargo para que recibas más información al respecto. En cualquier caso, puedes ponerte en contacto con Barcelona Quiropractic llamando al 934 123 433 o bien en el 601 059 849. ¡Estaremos encantados de atenderte!