Durante el embarazo se producen transformaciones en el centro de gravedad de la madre. Varios estudios demuestran que alrededor del 50% de las mujeres embarazadas experimentan dolor lumbar durante la gestación. Y es que su cuerpo debe adaptarse día a día a un nuevo estado, a un aumento de peso, a cambios a nivel hormonal, etc. Estas variaciones en tan poco tiempo suelen ejercer gran tensión sobre su columna vertebral, lo que desata el habitual cuadro de molestias asociadas a la gestación. Desde dolor lumbar y ciática a causa de la presión que ejerce el feto, pasando por mareos, vómitos, cansancio acumulado, retención de líquidos, pies hinchados y acabando con un malestar generalizado en algunas o en la mayoría de las fases del embarazo.

dolor de espalda durante el embarazo

Para todo ello, la quiropráctica se presenta como una de las opciones más eficaces y naturales de mantener un buen estado de salud general y un mayor bienestar a pesar de todos los cambios. De hecho, existen estudios (1) en los que se demuestra que 7 de cada 10 mujeres embarazadas que han seguido un tratamiento quiropráctico han notado un importante alivio de sus dolores y molestias y un aumento de su bienestar y calidad de vida.

¿Cómo te puede ayudar la quiropráctica?

 
La quiropráctica, profesión sanitaria reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) es un método de cuidado natural de la columna vertebral y el sistema nervioso con efectos benéficos tanto para antes del embarazo, como para durante los 9 meses de gestación y también para después del parto, ayudando a reequilibrar el cuerpo de la madre una vez que el bebé ha nacido. Mediante un ajuste quiropráctico, tratamiento totalmente seguro y 100% indoloro, el profesional conseguirá mantener tu columna vertebral bien alineada, con lo que soluciona cualquier tipo de interferencia que se pueda producir en tu organismo y permite que todo tu cuerpo recupere su óptima funcionalidad.

En cada una de las fases del embarazo, la quiropráctica te aportará importantes beneficios:

Antes del embarazo:

Es importante saber en qué estado se encuentra tu columna vertebral antes de que tu cuerpo empiece a cambiar, de manera que se pueda evitar que cualquier desajuste en tu pelvis o en cualquier otra parte del cuerpo no vaya a más durante los 9 meses de gestación y provoque lesiones y/o problemas mayores en un futuro próximo.

Durante el embarazo:

Embarazada ajuste quiroprácticoTantos cambios en tan poco tiempo debido al crecimiento del feto provocan en la mujer ciertas interferencias en su sistema nervioso – en quiropráctica las llamamos subluxaciones vertebrales -, lo que evita un correcto funcionamiento del cuerpo. Mediante los ajustes quiroprácticos, conseguirás que tu cuerpo se adapte más fácilmente a su nueva forma con un cuidado 100% natural, pudiendo evitar así molestias como la ciática o el dolor lumbar, entre otros, y ganando en sensación de bienestar y aumentando la calidad de vida.
Asimismo, al eliminar dichas interferencias, tú ganarás en energía y tu cuerpo conseguirá más flexibilidad para adaptarse al proceso de gestación e incluso al parto, ya que suele facilitar el posicionamiento del feto, favoreciendo así un parto natural (2).

Sin peligro para el bebé

Es importante destacar que los ajustes quiroprácticos durante el embarazo son 100% seguros para el bebé que está en camino, es decir, que no implica ningún riesgo. Es más, él también recibe toda la información del ajuste y le ayudará a liberar las tensiones relacionadas con su proceso de crecimiento en el interior de la madre.

Después del embarazo:

Es muy importante que el cuerpo de la reciente madre recupere su equilibrio, por ello mantener un cuidado quiropráctico tras el parto es básico. Además, conseguirá aliviar todas aquellas molestias que surgieron durante el embarazo y que aún se mantienen (como el dolor de la zona pélvica y sacro-ilíaca, que persiste en un 77% de las mujeres tras el parto (3)).
Asimismo, es más que recomendable que pasados unos días del parto, lleve a su recién nacido a que un quiropráctico le haga un chequeo general. El parto es un proceso de estrés muy grande también para ellos, lo que en numerosas ocasiones provoca que el sistema nervioso del bebé no trabaje al 100%. Con una breve revisión por parte del quiropráctico, podrá asegurarse de que todo está correctamente y que su hijo/a cuenta con un estado de salud y bienestar óptimo.
Si acabas de ser madre, seguir con la quiropráctica te ayudará a que tu cuerpo restaure el equilibrio de la biomecánica de tu columna vertebral, y por tanto, favorecerá un correcto funcionamiento de tu sistema nervioso.

Reserva ya tu cita

La quiropráctica es una disciplina recomendada para todo el mundo ya que aporta un mayor bienestar a nuestro cuerpo y podemos ganar en calidad de vida, pero en el caso de las futuras madres, es aún más recomendable ya que, como hemos dicho, un embarazo supone muchos cambios en el cuerpo de la mujer en muy poco tiempo, y debes asegurarte de que todo funciona correctamente en tu interior.
Tener un control sobre cómo va evolucionando tu cuerpo durante la gestación te ayudará a liberar cualquier tipo de interferencia que pueda surgir en tu sistema nervioso, así como también favorecerá al bebé en su crecimiento.
En resumen, tanto si te estás planteando ser madre, como si estás en pleno embarazo o si has parido hace poco, la quiropráctica puede hacerte mucho bien. Ponte en contacto con nosotros para reservar tu primera cita, estaremos encantados de ayudarte a sentirte mejor.


(1) Shaw G. When to adjust: chiropractic and pregnancy. J Am. Chiropractic Association 2003; 40 (11):8-16.
(2) Vallone S. The role of chiropractic in pregnancy. ICA Int Rev. Chiropractic 2002; 47-51.
(3) Chalker HM. Spinal compensation of pregnancy. Am Chiropractor 1993; 15 (3):23-6