¿Qué es una hernia discal? La columna vertebral está compuesta de vértebras entre las cuales se encuentran los discos intervertebrales. Estos discos actúan como una especia de almohadillas o cojines que permiten amortiguar las presiones y los choques entre las vértebras. Podríamos decir que son los amortiguadores de nuestra columna vertebral.

Cuando sufrimos un golpe, caída, accidente, sobre esfuerzos repetidos o incluso malas posturas repetidas y continuadas en el tiempo estos discos soportan una enorme presión. Si el disco llega a ser aplastado de forma repetida empieza a fisurarse y deja escapar una parte de los tejidos contenidos en su interior. Cuando esto sucede, hablamos de hernia discal.

Síntomas comunes: dolor de espalda e irradiación a brazos y piernas

Existen hernias discales sintomáticas y hernias asintomáticas. Hasta un 60% de la población puede ser diagnosticada de hernia discal con una prueba pertinente sin que padezcan dolor a causa de ésta. Esto no quiere decir que no exista el problema dado que el disco está debilitado y puede llegar a provocar serios problemas de salud con el tiempo. Quizá estas son las hernias más peligrosas precisamente porque no producen dolor en un principio y si no hay dolor, no hacemos nada para mejorar esa situación en la columna y prevenir que esto mismo se de en las vértebras que hay alrededor de la afectada con hernia discal. Por este motivo hacemos hincapié en la importancia de hacer revisiones quiroprácticas para prevenir posibles consecuencias en el futuro si aún no se padecen.

La mayoría de los síntomas que producen las hernias de disco incluyen o son una combinación de los siguientes:

  • Dolor de pierna, que puede darse con dolor o sin dolor en la zona lumbar. Habitualmente el dolor en la pierna acostumbra a ser más molesto e intenso que en la zona lumbar.
  • Entumecimiento, debilidad u hormigueo en brazos o piernas.
  • Dolor en la espalda y si se trata de una hernia en la lumbar, dolor también en los glúteos.
  • Es poco frecuente pero hay casos en los que se da una pérdida del control de esfínteres que podría ser una afectación grave llamada síndrome de cola de caballo.

Otros síntomas de hernias lumbares: los pies

La gran mayoría de las hernias se producen en la parte inferior o baja de la columna. Además de síntomas como la irradiación hacia las piernas, los nervios irritados en estos niveles pueden producir también:

  • Debilidad en la extensión del dedo gordo del pie y, posiblemente, en el tobillo (caída del pie). También puede producir entumecimiento y/o dolor en la parte superior del pie y este mismo dolor puede irradiarse hasta el glúteo.
  • Pérdida del reflejo del tobillo o debilidad al impulsar el tobillo. En estos casos las personas no pueden elevar los dedos de los pies. El dolor y el entumecimiento pueden irradiarse hacia la parte exterior del pie o hacia la planta del mismo.

¿Por qué elegir el cuidado quiropráctico cuando se tiene una hernia discal?

La quiropráctica busca armonizar las funciones corporales para mejorar la salud a través del buen funcionamiento del sistema nervioso. Los quiroprácticos detectan y corrigen alteraciones de la columna vertebral que impiden su óptima función y afectan al sistema nervioso. Estas alteraciones son llamadas subluxaciones vertebrales y pueden derivar a una rápida degeneración de la columna (artrosis) y otros problemas discales (hernia discal).

Para restablecer la función de la columna y maximizar la postura del cuerpo se utilizan los ajustes quiroprácticos, un proceso único de la profesión quiropráctica. De esta manera se corrigen las subluxaciones vertebrales, previniendo futuras lesiones y, además, se consigue desinflamar el sistema nervioso, con lo que hay un cambio muy positivo en lo que a síntomas se refiere.

Barcelona Quiropractic

La mayoría de los casos que atendemos en nuestra consulta son de personas con hernias discales. Así que en Barcelona Quiropractic tenemos una amplia experiencia con esta problemática. De hecho, los resultados de las personas que acuden a nuestra consulta con este tipo de problema notan los cambios de forma temprana y, pasados varios ajustes vertebrales, pueden retomar las actividades del día a día que habían dejado a un lado debido a los síntomas de la hernia discal.

Si tienes una o varias hernias discales, te aconsejamos que dejes que un quiropráctico haga una valoración de tu columna para ver hasta qué punto puedes mejorar con la quiropráctica. Incluso personas que estaban en lista de operación y han venido antes a Barcelona Quiropractic y han seguido la recomendación del quiropráctico, no han necesitado pasar por el quirófano y han retomado, también, las actividades de su día a día.

En el siguiente link os dejamos el enlace a la pestaña de testimonios de la página de web de Barcelona Quiropractic. Aquí puedes ver vídeos de personas que acudieron a nuestra consulta con dolores producidos por hernia discal y los cambios que han experimentado:

Si quieres más información o estás interesado en venir a nuestra consulta, puedes llamarnos al 934 123 433 y reservar una cita con un quiropráctico o bien también puedes acudir a una de las visitas informativas que hacemos cada semana de forma gratuita.

¡Te esperamos!