El rol de la inflamación en el proceso de curarnos, ha sido malinterpretado durante varios años. Estudios en los campos de neurología e inmunología han demostrado la importancia que tiene en el proceso de sanar de nuestro cuerpo.

La inflamación es una respuesta innata y de las primeras que tiene el sistema inmune frente a una infección que se produce en nuestro cuerpo. Es su mecanismo de defensa y se activa en cuanto los tejidos del cuerpo se lesionan o infectan. La mayoría de los elementos que tiene el cuerpo para defenderse, se hallan en la sangre. La inflamación causa el incremento del flujo de sangre, que libera ejércitos de glóbulos blancos en el tejido lesionado o infectado.

El sistema nervioso central controla y coordina todos los demás sistemas

El sistema nervioso central controla y coordina todos los demás sistemas.

Distintas investigaciones demostraron que la inflamación es un proceso normal, natural y beneficioso para el cuerpo humano. Que ocurre como respuesta al trauma físico, calor intenso y químicos que nos irritan, como también se produce por infecciones de virus o bacterias. El tratamiento de la inflamación con anti-inflamatorios da como resultado la detención del proceso natural y, a menudo conduce a enfermedades crónicas.

El sistema nervioso central controla y coordina todos los demás sistemas hasta los más diminutos microbios en el cuerpo humano, incluyendo todo el proceso de sanar. Lo hace mediante el envío y recepción de miles de millones de mensajes nerviosos cada minuto. Se trata de un sistema muy complejo, ya que se encarga de percibir estímulos procedentes del mundo exterior así como transmitir impulsos a nervios y a músculos instintivamente. La salud del cuerpo depende, en gran medida, de la capacidad de comunicación que tenga del sistema nervioso.

La fiebre es un mecanismo de defensa, que nuestro cuerpo tiene como respuesta a la inflamación o infección producida por los microorganismos, como los virus o bacterias. Nuestro Sistema Inmunológico crea una temperatura corporal no adecuada para el desarrollo de estos virus o bacterias; éstos se reproducen rápidamente a menos de 37ºC, por lo cual inhibe su reproducción

La fiebre es un mecanismo de defensa, que nuestro cuerpo tiene como respuesta a la inflamación o infección producida

La fiebre es un mecanismo de defensa, que nuestro cuerpo tiene como respuesta a la inflamación o infección producida.

La temperatura alta derivada de la fiebre también es más propicia para crear anticuerpos, ya que los glóbulos blancos aumentan con la fiebre. La fiebre ayuda a bombear de mejor manera la sangre a la zona de infección.

En resumen, la fiebre se produce por la estimulación del sistema inmune de nuestro organismo frente a un ataque externo. Recuerda, que si el sistema nervioso no está funcionando como se supone que debería, el poder de sanar que tiene nuestro cuerpo, se ve disminuido; por lo que la recuperación de nuestro cuerpo no es completa.

Este es uno de los conceptos más importantes que debemos entender cuando se trata de resolver los problemas de salud. Ya que podemos desarrollar problemas crónicos.

La temperatura del cuerpo la regula una parte de nuestro cerebro, llamada hipotálamo. Cuando éste detecta la necesidad de aumentar la temperatura corporal, envía más sangre, al mismo tiempo que provoca temblores musculares, para generar aún más calor.
Cuando el hipotálamo necesita enfriar nuestro cuerpo, produce la sudoración, el sudor se evapora y libera calor, con lo que baja nuestra temperatura corporal.

El poder de sanar es directamente proporcional a la capacidad funcional y comunicativa del sistema nervioso central para enviar y recibir mensajes nerviosos. Como podemos ver, tenemos todo un sistema de defensa en nuestro cuerpo, sabiamente regulado por nuestro cerebro y médula espinal

El sistema nervioso es vulnerable a la interferencia que se pueda producir en su estructura de protección, cráneo y columna vertebral.

El sistema nervioso es vulnerable a la interferencia que se pueda producir en su estructura de protección, cráneo y columna vertebral.

El sistema nervioso es vulnerable a la interferencia que se pueda producir en su estructura de protección, cráneo y columna vertebral. Las vértebras son susceptibles a diversas tensiones y fuerzas diarias que pueden desalinearlas de su posición correcta.

Estos desajustes de la columna vertebral se llaman “subluxaciones vertebrales”. Se producen en las vertebras y causan interferencia en la comunicación y el fluir del sistema nervioso.

La presencia de subluxaciones vertebrales a menudo puede detectarse por un examen de nuestra postura. Hay una amplia investigación, donde se muestra que la relación entre la mala postura y un sistema nervioso que funciona inadecuadamente, conduce a problemas de salud.

La quiropráctica, intenta restablecer el flujo de información del sistema nervioso, mediante los ajustes vertebrales (que alinean nuestra columna vertebral, protectora del sistema nervioso central). Para así poder tener un completo funcionamiento y recuperación.

La quiropráctica, intenta restablecer el flujo de información del sistema nervioso, mediante los ajustes vertebrales

La quiropráctica, intenta restablecer el flujo de información del sistema nervioso, mediante los ajustes vertebrales

La tendencia en la investigación inmunológica demuestra claramente que la restauración, el equilibrio, la facilitación y la maximización de la comunicación del sistema nervio a todo nuestro cuerpo es la clave para una salud óptima y un perfecto funcionamiento del sistema inmune.Ajuste Quiropráctico


La información presentada en este espacio es solo de carácter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener más información sobre la fuente bibliográfica, aquí dejamos a su disposición el material utilizado.
1- Walters, L. The Cell Biology of inflammation, p.138WB Saunders and Co., Philadelphia.
2- Scott, J & Dawson, T. “Cell communication: The inside sory” Scientific American, June 2000 p. 73.
3- Edwars, J. “Nerve dysfunction and tissue healing” Journal of Neurological Science, Aug. 1994.
4- Weil, A. MD, Spontaneous Healing, Ivy Books, 2000.
5- http://porquedelascosas.blogspot.com.es/2007/12/por-qu-tenemos-fiebre.html
6_ Kawai T, Akira S (2006). «Innate immune recognition of viral infection». Nat Immunol 7 (2): pp. 131-7
7_ Axelrod YK, Diringer MN (May 2008). «Temperature management in acute neurologic disorders». Neurol Clin 26 (2): pp. 585–603, xi.