Nuestro cerebro se divide en dos hemisferios, derecho e izquierdo. Cada una de estas mitades tiene su propia forma de conocimiento, su propia manera de percibir la realidad externa; incluso podríamos aventurarnos a decir que poseen su propia personalidad, siendo ambas mitades complementarias una de la otra. En cierto modo, cada uno de nosotros tiene dos mentes conectadas e integradas por el cable de fibras nerviosas que une ambos hemisferios cerebrales. Ningún hemisferio es más importante que el otro. Tradicionalmente se ha asociado el hemisferio izquierdo con la zona que procesa la forma verbal, la lógica y la secuencial. Por su parte, el hemisferio derecho es más intuitivo, menos racional, es global, creativo y más capaz con las relaciones espaciales y el procesamiento simultáneo de la información.

Lateralidad cerebral

Para poder realizar cualquier tarea necesitamos usar los dos hemisferios, especialmente si es una tarea complicada. El equilibrio se da como resultado de conciliar polaridades, y no a base de tratar de eliminar una de ellas. El sistema nervioso está conectado al cerebro mediante una conexión cruzada: el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio izquierdo controla el lado derecho del cuerpo. Si se sufre una lesión en el lado izquierdo del cerebro, la parte más afectada del cuerpo será la derecha. Si, por el contrario, la lesión se padece en el lado derecho del cerebro, la parte del cuerpo más afectada será la izquierda.

Se puede llamar lateralidad cerebral a la consecuencia de la distribución de funciones que se establece entre los dos hemisferios cerebrales. La utilización preferente de un lado u otro del cuerpo (derecho o izquierdo) para actuar o responder a determinados estímulos depende de esta distribución de funciones entre los dos hemisferios cerebrales.

Quiropráctica y lateralidad cerebral

Acostumbra a suceder que muchas personas tienen los síntomas o el dolor siempre en el mismo lado del cuerpo. Esto sucede cuando se produce una sobreactividad en el lado opuesto del cerebro. Por ejemplo, una sobre estimulación en el hemisferio cerebral derecho, produce que los síntomas de dolor y malestar se centren en el lado izquierdo de su cuerpo, principalmente. En esta situación conviene estimular el hemisferio izquierdo del cerebro. Mediante los ajustes vertebrales se consiguen eliminar las interferencias nerviosas y permitir que los impulsos eléctricos del Sistema Nervioso lleguen al hemisferio cerebral izquierdo para activarlo, propiciando así el equilibrio de las dos polaridades. Esto reduce los síntomas en el lado izquierdo del cuerpo y activa la sensibilidad del lado derecho corporal. Por esta razón es muy común que personas que acostumbran a tener el dolor o la molestia en su lado izquierdo del cuerpo, al iniciar su cuidado quiropráctico, perciban que se reduce el síntoma en ese lado y que aparecen síntomas “nuevos” en su lado corporal derecho.

Las personas que experimentan como los dolores o síntomas que tenían inicialmente desparecen y que, al poco tiempo de empezar el cuidado quiropráctico, aparecen en el lado opuesto de su cuerpo, acostumbran a creer, mayoritariamente, que la quiropráctica no está siendo efectiva. Muy lejos de la realidad, este es el mayor indicador de que todo el organismo se está reequilibrando gracias a los ajustes vertebrales. Conforme avanzan en su cuidado quiropráctico, todos estos síntomas nuevos van perdiendo  fuerza y se equilibran las dos polaridades cerebrales. Gracias a esto, no solo se reducen los síntomas físicos o el dolor; muchas personas que se cuidan con la quiropráctica encuentran que se da un equilibrio mental o emocional en las situaciones más cotidianas y del día a día, sintiéndose más calmadas y relajadas que antes de recibir su primer ajuste vertebral. Esto no es de extrañar, si tenemos en cuenta que los síntomas comunes que pueden aparecer cuando tiende a haber más actividad de lo normal en uno de los dos hemisferios cerebrales, son:

  • Dislexia
  • Tics nerviosos
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Nerviosismo
  • Torpeza psicomotriz
  • Dificultad de aprendizaje en niños

Como ves, las interferencias en nuestro sistema nervioso pueden incluso generar que un hemisferio cerebral reciba mucha más estimulación de la necesaria, mientras que el hemisferio opuesto recibe mucha menos. Esto puede causar desajustes a nivel mental y emocional, así como dolor o molestias siempre en el mismo lado corporal. Si tienes algunos de los síntomas mencionados anteriormente o percibes que los síntomas o el dolor en tu cuerpo siempre se focalizan en el mismo lado, no dudes en contactar con nosotros. Para saber si podemos ayudarte en tu caso personal, realizaremos un estudio o reconocimiento previo en el que se valorará si tu caso se trata de un caso quiropráctico.

Si quieres reservar tu primera  visita, puedes llamarnos al 93 412 34 33 o bien escribirnos un Whatsapp al 601 05 98 49.
¡Estaremos encantados de atenderte  personalmente!

 


 

(1) Psicodiagonsis.es. Especialistas en Psicología Infantil y Juvenil. ¿Qué es la lateralidad cruzada? Recuperado el 22 de Junio de 2016, de: http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/queeslalateralidadcruzada