DOCU_GRUPOMe llamo Teresa. Hacía mucho tiempo que tenía dolor lumbar. Soy una persona mayor y supongo que por mi edad, casi 90 años, es lógico que tenga ciertas molestias. Pero este dolor en la zona baja de la espalda lo tenía desde hacía muchos años, y ya se había convertido en insoportable. El dolor era tan fuerte, que no pude impedir la operación, así que en 2011 tuve que pasar por quirófano porque los médicos no me daban otra solución.

No obstante, y a pesar de la operación, yo seguía teniendo molestias, hasta tal punto que no podía caminar ni hacer muchas cosas de mi día a día.

Un día, hablando con una amiga sobre lo mal que me encontraba, me comentó: ¿por qué no pruebas hacer quiropráctica? Yo no sabía lo que era, pero ella venía a la consulta de Barcelona Quiropractic desde hacía años, así que me decidí a probar.

teresa natura¡Ahora puedo decir que estoy encantada! Ya llevo 1 año bajo el cuidado quiropráctico y mi vida ha cambiado casi de forma radical. He dejado de notar ese pinzamiento lumbar que no me dejaba hacer nada, puedo llevar a cabo mi vida cotidiana casi sin molestias a pesar de mi avanzada edad, realmente me siento muy afortunada.

Además, al haber dejado atrás el dolor, me noto con mucha más energía que antes, no sólo he mejorado a nivel físico, también emocionalmente me siento más animada para hacer cosas.

Sin duda alguna recomiendo la quiropráctica a todo el mundo, creo que es maravillosa y que puede ayudar a cualquier persona a sentirse mucho mejor.

Teresa V., 89 años, Barcelona.