evitar cervicalgia o dolor de cuelloEl dolor de cuello o cervicalgia – en su nombre técnico – es un mal que, según los expertos, 7 de cada 10 personas lo sufre alguna vez en su vida. A veces es algo puntual, pero muchas veces se convierte en un dolor crónico. La cervicalgia se entiende como un indicio frecuente de trauma por una subluxación vertebral en la parte superior de la columna vertebral. Para entender bien por qué aparece el dolor de cuello, sus consecuencias y cómo podemos ponerle solución, primero es necesario entender cómo funciona nuestro cuerpo.

La columna vertebral está formada por 33 vértebras, las cuales están articuladas entre sí por los “discos vertebrales”, los cuales tienen por función la amortiguación de la columna. De las vértebras, salen los nervios que conectan con el sistema nervioso central, por tanto, es muy importante que la columna vertebral y todas las vértebras entre sí mantengan una correcta posición, de manera que los nervios no se vean afectados o presionados a la salida de dichas vértebras, ya que por lo contrario, esto podría llegar a producir inflamación, tensión muscular, dolores y otros problemas discales.

Teniendo en cuenta que el cuello es una de las partes del cuerpo que más trabaja a lo largo del día (podemos llegar a moverla hasta 600 veces por hora), es de entender que sea una de las zonas del cuerpo que más sufre.

Las causas del dolor de cuello o cervicalgia producidas por problemas vertebrales pueden ser varias

Las más comunes son:

  • postura dolor de cuelloMalas posturas: trabajar muchas horas en la misma postura (frente al ordenador, tras un mostrador, etc.) hace que los músculos se vuelvan más rígidos debido a la falta de movimiento. Y también realizar malos gestos a causa de un trabajo físico (carga de mercancías, posiciones incómodas, etc) es causa de contracturas debido a la falta concienciación en la higiene postural.
  • Estrés: un estado de agobio constante por un exceso de trabajo o por problemas en la vida personal y familiar provoca mucha tensión en la zona cervical.
  • Accidente y/o caída: el impacto que sufre el cuello ante un latigazo cervical provocado por una caída o un choque de vehículos es inmenso, lo que se puede convertir en una lesión crónica.
  • Debilidad muscular: la falta de ejercicio provoca que el músculo trapecio y otros músculos del cuello, hombros y espalda no estén fuertes, lo que hace que la zona quede más vulnerable.
  • Trastornos músculo-esqueléticos: una hernia discal, artrosis, fibromialgia, escoliosis…un sinfín de problemas del propio cuerpo que también pueden tener su origen en el mal estado de la columna vertebral.

Sea la causa que sea por la que se sufre dolor de cuello, las consecuencias directas al final siempre suelen ser las mismas:

  • Dolor: molestia constante de la zona cervical.
  • Rigidez: la columna vertebral pierde su curvatura original.
  • Pérdida de movilidad: el cuello ya no puede trabajar al máximo por un bloqueo de las vértebras.
  • Contracturas musculares: las fibras musculares sufren un exceso de tensión.

En casos de una cervicalgia más severa, otras posibles consecuencias pueden ser:

  • MareosDolor de cabeza y/o migraña: es muy común que personas que sufren dolor de cuello sufran también de forma frecuente dolor de cabeza e incluso migrañas debido a la tensión que se genera en los nervios a causa de una subluxación en las vértebras de la zona cervical.
  • Mareos y/o vértigos: casi siempre que una persona tiene sensación de mareos o incluso vértigos, el problema suele tener origen en la zona cervical asociado a una tensión muscular excesiva y una restricción de la movilidad.
  • Hormigueos en brazos y manos: es posible que además del dolor cervical, se padezca una sensación de entumecimiento, como si brazos y/o manos se durmieran. Esto es muy probable que sea a causa de la irritación o presión de las raíces nerviosas a la salida de las vértebras.

A esto hay que sumarle la posibilidad de una alteración del sueño, puesto que el dolor y el resto de molestias no deja descansar igual, así como un probable efecto directo en el estado de ánimo, provocando cambios de humor.

¿Qué es la quiropráctica?

Es la especialidad que estudia y trata los trastornos de la columna vertebral y sus problemas derivados, los cuales pueden ser múltiples para la salud si estos trastornos afectan al sistema nervioso.

Cuando tu columna empieza a perder equilibrio o posición ideal (por causa de traumatismos, tensión, estrés, caídas o accidentes etc.) pierde su función protectora y empieza a irritar el sistema nervioso, interfiriendo en la comunicación interna del cuerpo. Estas interferencias se llaman Subluxaciones vertebrales.

El quiropráctico es un profesional altamente formado para valorar el estado de la columna vertebral, detectar las zonas de las subluxaciones y proponer un tratamiento adecuado según el problema encontrado.

Cuidado quiropráctico para evitar el dolor de cuello

La quiropráctica tiene el más alto índice de satisfacción entre los pacientes con dolor cervical crónico y latigazo cervical. (*)

Una valoración quiropráctica del estado de tu columna vertebral es muy importante para cualquier persona que sufre problemas cervicales.

En Barcelona Quiropractic, realizamos siempre un primer estudio previo que consiste en:Valoración biomecánica: para analizar si existe pérdida de movilidad

Electromiografía cutánea: para detectar zonas de tensión muscular

Estudio postural: para ver si está afectando a la postura del cuerpo

Examen quiropráctico: para determinar cuáles son las vértebras afectadas

-En caso necesario, revisión de radiografías, resonancias y otras pruebas específicas

Tanto si formas parte de esa mitad de la población que sufre dolor cervical o eres de los que prefiere prevenir antes que curar, entonces la quiropráctica es una solución muy efectiva en la gran mayoría de los casos.

Reserva una cita para hacer un estudio sobre tu columna vertebral. Mantén tu salud al 100%.

(*)”A symptomatic classification of whiplash injury and the implications for medical treatment” Khan S., Cook J., Gargan M., Bannister G. Journal of Orthopedic Medicine 1999; 21 (1); 22-25.