La estenosis, para poder definirla de forma sencilla y práctica, es la estrechez del canal espinal, situado entre dos vértebras, por el cual salen las raíces nerviosas de la médula. Es normal que el canal espinal cambie cuando envejece, pero algunos cambios, como el estrechamiento del canal, pueden provocar dolores muy agudos y molestos.

La columna vertebral es la responsable de que podamos ponernos de pie y tener una posición erguida y derecha y, al mismo tiempo, es la misma columna vertebral la que nos permite doblarnos. La columna está compuesta de 26 vértebras, que son un seguido de huesos colocados en fila a lo largo de la espalda; además de esto, la columna vertebral protege a la médula espinal de posibles daños. Cuando una persona tiene estenosis significa que ese espacio entre vértebras se ha estrechado, ya sea en una o en más de tres partes:

  • El espacio en el centro de la columna vertebral
  • Los canales por los que pasan los nervios
  • El espacio entre las vértebras (los huesos de la columna)

Este estrechamiento del canal pone presión en la médula espinal o en los nervios que nacen de ella, lo que normalmente causa bastante dolor a la persona que lo sufre.

¿Cuáles son las causas de la estenosis espinal?

Es habitual que se produzcan cambios en el tamaño o en la forma del canal espinal como resultado del envejecimiento. Normalmente acostumbra a haber un espacio suficiente en las aberturas de los huesos espinales para que las fibras nerviosas puedan alojarse. Cuando el tamaño de estas aberturas se reduce, debido a un crecimiento excesivo del hueso o del tejido adyacente, se puede producir la comprensión nerviosa.

Además de que la estenosis espinal afecte a las raíces nerviosas, también puede afectar a la médula espinal si consigue invadir el espacio disponible en el canal espinal.

Las estructuras adyacentes a la columna vertebral también pueden verse afectadas de diferentes formas, como por ejemplo:

  • Los ligamentos espinales pueden engrosarse y endurecerse.
  • Los huesos y las articulaciones (a menudo afectados por la osteoartritis) es posible que se agranden, generando de esta forma espolones óseos.
  • Los discos intervertebrales pueden sobresalir o hundirse.
  • Las vértebras podrían deslizarse fuera de lugar.

 

¿Qué síntomas tienen lugar si se padece estenosis espinal?

El principal motivo que lleva a una persona a hacerse pruebas de la columna y descubrir que está afectada con estenosis espinal es el dolor persistente y  mayormente agudo, así como la incomodidad que este hecho supone.

Los síntomas que causa la estenosis son muy parecidos a los que puede generar una hernia discal. La gran diferencia entre ambas afecciones de la columna es que mientras la hernia de disco es un evento agudo, la estenosis es un proceso crónico, que se desarrolla lentamente en el tiempo.

Las personas que tienen estenosis pueden padecer un dolor agudo que podría parecer una descarga eléctrica. Además, la estenosis puede provocar entumecimiento, debilidad, sensación de quemazón, hormigueo y/o pinchazos en las extremidades, etc. En el caso de estenosis en la cervical, las personas que la padecen suelen tener mucho más dolor cuando flexionan el cuello e inclinan la barbilla hacia el pecho. Las personas con estenosis en la zona lumbar, habitualmente sienten más dolor o incomodidad al estar de pie (extensión) o al caminar. En cambio, sienten alivio cuando se inclinan hacia adelante (flexión) o cuando están en reposo.

Además de esto, existe un tipo de estenosis espinal que es muy grave. Se trata del síndrome de cauda equino o cola de caballo. Esto ocurre cuando hay presión en los nervios de la parte baja de la espalda. Si esto sucede los síntomas pueden incluir, entre otros:

  • Pérdida de control de los intestinos o la vejiga.
  • Problemas para tener relaciones sexuales.
  • Dolor, debilidad o pérdida de sensación en una o ambas piernas.

Barcelona Quiropractic puede ayudarte con la estenosis espinal

Por lo general, en un pasado, se acostumbraba a tratar con cirugía los casos de personas que sufrían de estenosis espinal. Esto está empezando a cambiar ligeramente a medida que más médicos están recomendando alternativas a la cirugía en primer lugar. Una alternativa muy popular es el cuidado quiropráctico. Los quiroprácticos se centran en algo que se llama una subluxación de la columna vertebral, que es cuando una vértebra no se mueve tan bien como debería, y como resultado, el hueso y las estructuras de tejido que lo rodean ejercen presión sobre los nervios y la médula espinal.

Con el tiempo, ya que el movimiento de las vértebras empieza a disminuir y cada vez reciben más presión sobre ellas, los espacios de los discos comienzan a disminuir.

Un ajuste quiropráctico equilibra el sistema nervioso, ya que ayuda a poner en movimiento de nuevo las articulaciones y muchas veces conduce a una reducción en los síntomas experimentados por la estenosis espinal.

En el caso de padecer estos síntomas, puedes venir a una primera visita de reconocimiento en la que se te realizarán una serie de pruebas y en la que el quiropráctico examinará tu columna vertebral.