Para empezar lo primero que tenemos que saber es:

¿Qué es la epilepsia?

La palabra epilepsia proviene y se deriva del griego “epilambaneim”, que significa ‘coger por sorpresa’. Hace referencia a un conjunto o grupo de enfermedades o síntomas que se manifiestan con crisis epilépticas causadas por un problema cerebral. Generalmente, y en la mayoría de los casos, estas crisis se desencadenan por un exceso de actividad eléctrica de un grupo determinado de neuronas. Este grupo de neuronas son hiperexcitables y esto causa que varias funciones, como el movimiento, el comportamiento e incluso en nivel de conciencia, se vean afectadas.

Las crisis acostumbran a durar unos segundos o varios minutos y después ese grupo de neuronas vuelven a funcionar con normalidad.

Tratamientos convencionales para la epilepsia

Antes de iniciar cualquier tratamiento es imprescindible que la persona acuda a un médico especialista para asegurarse de que, realmente, se padece epilepsia. Una vez confirmada su existencia, el tratamiento más común son los fármacos antiepilépticos. Dichos fármacos ayudan a controlar las crisis en, aproximadamente, el 70-80% de los pacientes. Los medicamentos restauran el equilibrio químico de las neuronas y difuminan las descargas eléctricas anormales.

Entre un 20-30% de personas no responden al tratamiento farmacológico simple (con un solo medicamento) y hay que combinar varios fármacos. Aun así algunas epilepsias no responden la medicación y puede ser necesario recurrir a la cirugía o a la estimulación del nervio vago (ENV) mediante la implantación de un electrodo bajo la piel del cuello.

Nervio vago, epilepsia y quiropráctica

Los nervios vagos nacen en el cerebro, a ambos lados de la cabeza. A su vez, se desplazan por el cuello a lo largo del esófago y llegan hasta el tracto intestinal. Los nervios vagos son los más largos del organismo y su afectación tiene repercusión sobre la deglución y el habla. Además estos nervios están conectados a las partes del cerebro involucradas con las convulsiones. Es por ello, que en casos como la epilepsia, se acostumbra a estimular eléctricamente a estos nervios para aliviar los síntomas.

El cuello es una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo. Únicamente el quiropráctico, profesionalmente hablando, es quién estudia para detectar subluxaciones vertebrales y poder realizar los ajustes con total seguridad. Entre los nervios que pasan por la zona cervical también se incluye el nervio vago, uno de los nervios craneales más importantes del organismo. Es por esto que, en personas que padecen epilepsia, la quiropráctica puede suponer una ayuda a la disminución de síntomas de la misma, como las convulsiones. El hecho de recibir ajustes quiroprácticos en la zona cervical hace que el nervio vago se desinflame y, de este modo, lo libera de la tensión a la que estaba sometido. De este modo también se consigue estimular dicho nervio, al mismo tiempo que se estimula todo el sistema nervioso. No se puede afirmar que la quiropráctica sane la epilepsia, así como ningún fármaco o técnica lo consigue. Lo que sí podemos afirmar es que gracias a los ajustes quiroprácticos nuestro cuerpo va a trabajar en unas mejores condiciones, ayudando a paliar los síntomas que aporta la epilepsia. Y, además, la quiropráctica es un método no invasivo para tu organismo, cosa que permite mejorar sin la necesidad de tomar medicamentos que, a la larga, van a producir más toxicidad y problemas en nuestro organismo.

Barcelona Quiropractic

Desde Barcelona Quiropractic te aconsejamos que, si padeces epilepsia, pruebes con la quiropráctica. En nuestros años de experiencia hemos tenido pacientes que presentan dicha enfermedad y han tenido cambios favorables en su calidad de vida, a todos los niveles. Es por esto que, si has sido diagnosticado de epilepsia, te animamos a que acudas a hacer un examen de tu columna vertebral, especialmente de la zona cervical y que te des el permiso y la oportunidad de probar con los ajustes vertebrales.

Si quieres más información o deseas preguntarnos cualquier duda puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 934 123 433 o bien mandando un whats app al 601 059 849. ¡Estaremos encantados de atenderte y resolver tus dudas!