embarazo-bebes

La quiropráctica beneficia el proceso de parto y a los recien nacidos

¿Es recomendable el cuidado quiropráctico durante el embarazo?

Las pruebas dicen: sí. No es sólo recomendable, sino muy efectivo. (*)

Durante el embarazo se producen transformaciones en el centro de gravedad de la madre, su cuerpo debe adaptarse día a día a un nuevo estado, a un aumento de peso y a cambios a nivel hormonal. Estas variaciones suelen ejercer gran tensión sobre su columna, lo que desata el habitual cuadro de molestias clásicas asociadas a la gestación, tales como vómitos, mareos, pies hinchados, retención de líquidos o simplemente un malestar generalizado. Asi como también alivia los dolores de ciática producidos en el embarazo.

embarazo-bebes2El cuidado quiropráctico durante el embarazo ayuda al cuerpo de la madre a mantener mejor su nuevo equilibrio y a adaptarse de una manera suave a los cambios que en él y en el cuerpo del bebé se experimentan.

La quiropráctica es un método de cuidado seguro y natural con efectos benéficos tanto para antes, como para luego del parto, ayudando a reposicionar el cuerpo de la madre una vez que el bebé ha nacido.
Nuestra consulta está especialmente equipada con camillas ajustables a la morfología de la mujer embarazada.

(*)Anrig C, Plaugher G; “Chiropractic Management of In-Utero Constraint” Pediatric Chiropractic, 1998: Chapter 5 page 102.

¿Es recomendable el cuidado quiropráctico en los bebés?

Tras flotar durante meses en un medio líquido, el parto resulta para el bebé un trauma en sí.

El parto es una de las causas más comunes de subluxación vertebral en los bebés. La fuerza que aplica un obstetra, estirando y girando la cabeza del bebé para extraerlo puede llegar, e incluso superar, los 10kg. El parto natural, con fórceps, ventosas o la clásica cesárea suponen todos un enorme estrés sobre la columna de quien acaba de nacer. Tal trauma suele causar la primera subluxación vertebral en el bebé, que a su vez crea tensión, interfiriendo a nivel del sistema nervioso, específicamente a nivel del tronco medular y sus raíces nerviosas. Esto trae aparejados cólicos, tortícolis congénita, asimetría craneal, diversos trastornos del sueño, llantos inexplicables o sin motivo aparente, dificultades respiratorias y de succión.

El cuidado quiropráctico para los bebés se enfoca en prevenir y corregir las interferencias en el sistema nervioso a raíz de la tensión que genera el trauma del parto.
El ajuste vertebral en los niños o en recién nacidos, consiste en aplicar contacto sostenido o una fuerza mínima y específica sobre cada vértebra afectada liberándola de la tensión que se ha creado.
El ajuste vertebral está largamente probado tanto en niños como en adultos como en bebés. No produce dolor ni daño, es inocuo y por completo seguro.

La quiropráctica recomienda examinar al bebé lo antes posible tras el parto. La importancia de que el recién nacido en pleno desarrollo se vea libre de interferencias no puede ser subestimada.

(*)“Lesión de la médula espinal y el tallo cerebral latente en los recién nacidos y los bebés” Towbin, A. MD. Develop, Med., Child Neurology 1969, II, 54-58.)