Una de las cosas a la que acostumbramos a dar énfasis en Barcelona Quiropractic es a no confundir un ajuste quiropráctico con un masaje para aliviar el dolor de espalda. Es importante hacer saber que el masaje no forma parte del cuidado quiropráctico.

Más allá de la técnica empleada, un masaje siempre se utiliza para relajar la musculatura, para incrementar el riego sanguíneo en la misma y para aliviar las contracturas musculares. Aunque es cierto que, a día de hoy, existen diferentes tipos, métodos y escuelas de masaje (incluso de diferentes regiones del mundo) ninguna de estas formas de masaje es comparable al ajuste quiropráctico. ¿Por qué? Porque mientras un masaje se consigue, en muchas ocasiones, con un curso de corta duración, la quiropráctica es una profesión sanitaria. Si bien un masaje puede ayudar a beneficiarnos en algunas situaciones, cuando el problema de la persona es más estructural y no consigue solucionarse (aun recibiendo masajes de forma regular) sería interesante y aconsejable que dicha persona acudiera a un quiropráctico a recibir un chequeo de su columna vertebral.

¿Por qué es importante el ajuste quiropráctico?

Así como con un masaje calmamos nuestra musculatura y nos sentimos más relajados mientras lo estamos recibiendo y unas horas después de haberlo recibido, el ajuste quiropráctico busca optimizar las funciones vitales y orgánicas de la persona corrigiendo el riego de información electro-química que fluye a través del sistema nervioso. Esto es lo que hace que, en algunas ocasiones, algunas personas que reciben sus primeros ajustes quiroprácticos tengan un aumento de sus síntomas o aparezcan algunos nuevos. Y es que se trata  de un impulso nervioso que está recibiendo todo el cuerpo gracias al ajuste vertebral. A veces, cuando el propio cuerpo de esas personas ha adormecido ciertas zonas, por y para protegerse a sí mismo del dolor, esas zonas son “despertadas” con los ajustes quiroprácticos, como si de nuevo una corriente eléctrica volviera a irrigar zonas que habían estado desconectadas. En definitiva eso es lo que se consigue con los ajustes vertebrales: volver a conectar el cerebro con zonas o partes del cuerpo que han quedado totalmente marginadas, desconectadas, debido a que los nervios que las comunican con el cerebro no llevan suficiente “corriente eléctrica” para activarlas. Cuando esto sucede, cuando volvemos a “reconectarnos”, es posible que aparezca sintomatología. Es un proceso de adaptación de nuestro organismo a esta nueva información que lo impulsa hacia su auto-sanación. De hecho, ¿qué sucede cuando desinfectamos una herida? Duele y escuece ¿verdad?

¿En qué consiste?

El ajuste quiropráctico, a diferencia de un masaje, no se basa en movimientos lentos ni en reparar largas estancias con las manos sobre una misma zona de la espalda. El ajuste vertebral es un movimiento muy rápido, preciso, seguro e indoloro que el quiropráctico realiza con las manos y la ayuda de unas camillas especiales para devolver la posición correcta a las vértebras que están bloqueadas o subluxadas. De esta forma, al alinear correctamente la columna vertebral, se consigue “descongestionar” el sistema nervioso, lo que permite que la información fluya libremente entre el cerebro y el resto del cuerpo. ¿Qué conseguimos con esto? Desde reducir dolores y síntomas, ganar movilidad que habíamos perdido en extremidades, recuperar la sensibilidad de ciertas zonas del cuerpo y hasta reducir los dolores de cabeza, etc. Pero además de esto nuestro cerebro también consigue comunicarse con órganos internos y con cada célula de nuestro cuerpo, lo que se traduce en mejores digestiones, reducción de problemas respiratorios y alergias, mejoras en general en todas las funciones de nuestro organismo, etc. ¿Podemos preguntarnos qué pasa si tenemos un nervio interferido por una vértebra lumbar? Muy probablemente sentiremos dolor en la zona, incluso irradiación hacia glúteos o piernas. Pero, ¿y los órganos que están regados por ese mismo nervio, por ejemplo, los riñones o los órganos sexuales? Es posible que empecemos a notar, si persiste el bloqueo de esa vértebra, problemas urinarios o desajustes en las menstruaciones, por ejemplo. De ahí que la importancia del ajuste quiropráctico no es que la persona sienta una sensación de bienestar momentánea, algo que sí se consigue con el masaje. El ajuste vertebral pretende que el organismo reciba la ayuda necesaria para revertir, en la medida de lo posible, y/o mejorar mal funciones existentes. Con esto es posible que la sensación de relajación momentánea del masaje no sea tan notoria con el ajuste. Sin embargo los “inputs” nerviosos recibidos son de tal potencia y magnitud que harán que todo tu cuerpo empiece a trabajar en su máximo rendimiento, activando su capacidad de sanación. Los beneficios del ajuste quiropráctico son a todos los niveles, pero en definitiva y a largo plazo, se consigue mejorar en el bienestar y la calidad de vida porque desaparecen síntomas y dolencias, tomamos menos medicación (ver vídeo testimonio aquí), dormimos mejor, mejoran mal funciones internas, se potencia nuestro sistema inmune y nuestro cuerpo se repone en menos tiempo con menos esfuerzo en el caso de sufrir una recaída.

Barcelona Quiropractic

Desde Barcelona Quiropractic queremos animarte a que cuides tu salud desde el interior. Para que un árbol florezca y de fruto primero tenemos que plantar una semilla. Planta una semilla para que, crezca primero y, pasado un tiempo, dé sus frutos. Al principio quizá sientas que el crecimiento del árbol es lento, debe arraigarse y necesita más cuidado y atenciones para que crezca derecho. Pero cuando el árbol de sus primeros frutos, después solo será necesario que se riegue cada cierto tiempo para que siga su proceso de vida. Lo mismo sucede con nuestro bienestar. A veces, por circunstancias de la vida, nuestra salud se ve disminuida y los dolores y los síntomas empiezan a aparecer uno detrás de otro, como por arte de magia. Si esto es así, no esperes más. Tu salud es como ese árbol. La quiropráctica es la semilla que hará que tu salud crezca y de sus frutos. Quizá debas invertir un poco más de tiempo para obtener los resultados, pero sin duda alguna estos serán firmes y duraderos, como los frutos del árbol.

Si deseas recibir más información o tienes alguna duda acerca de la quiropráctica no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Barcelona Quiropractic. ¡Estaremos encantados de atenderte!