Las causas del dolor cervical son diversas y numerosas. Normalmente se origina con motivo de tensiones o agarrotamiento del cuello generados por malas posturas. También el estrés, físico y emocional, son un claro detonante. Cuando esas malas postura, o diferentes tipos de estrés se reproducen con frecuencia, pueden llegar a poner la columna en tensión continua, afectando la musculatura, su coordinación y, en consecuencia, la posición de las vértebras. El trabajo del quiropráctico, en este caso, es hacer una exploración detenida de la zona cervical para detectar estas vértebras bloqueadas que impiden una movilidad correcta de la nuca y acaban afectando el flujo de información nerviosa en la zona alta de la columna.

La zona cervical está formada por siete vértebras. Son de suma importancia las dos primeras vértebras cervicales: Atlas (primera cervical) y Axis (segunda cervical), ya que allí existe la máxima concentración de receptores nerviosos (propioceptivos) que, si no realizan correctamente su función, pueden afectar al sistema nervioso y, por tanto, a nuestro organismo y a nuestro estado de salud general. Un bloqueo vertebral en esta zona de la columna puede acarrear consecuencias tales como mareos, vértigos, dolores de cabeza, migrañas, falta de concentración, cansancio, nerviosismo o falta de estabilidad, entre otros muchos problemas.

En casos de degeneración cervical (artrosis) o en personas mayores se consiguen paliar los síntomas y ayudar a obtener una mejor movilidad, corrigiendo en muchos casos la postura de la persona.

Cuando el problema cervical se hace crónico durante un periodo de varios años, pueden llegar a producirse hernias discales. Esto, habitualmente, afecta a las raíces nerviosas creando síntomas como hormigueo, pérdida de tacto o fuerza y también dolor en las extremidades, en este caso en los brazos. En estas situaciones, los resultados suelen ser bastante satisfactorios y la quiropráctica resulta ser una alternativa muy eficaz a la cirugía o a otros tratamientos invasivos para el organismo.

Es conveniente siempre, y en todos los casos, realizar un estudio previo de la columna vertebral en el que se realizan las pruebas adecuadas y comprobar si la quiropráctica puede ayudar. Desde Barcelona Quiropractic te aconsejamos que no esperes a que el problema se haga más importante, cuanto antes actuemos, mejores y más rápidos son los resultados.

 

Nombre *

E-mail *

Teléfono (opcional para que te llamemos)

Tu consulta y preferencia de horario para la cita

Acepto la Ley Orgánica de Protección de datos (LOPD)

Introduce este código: captcha