testimonio14-barcelona-quiropractic

Los animales que tienen columna vertebral, ¡también van al quiropráctico!

‘Caminaba mal y cojo, ahora ya no. Tenía en la espalda cuando tocabas un bulto que casi ya no está y él viene muy contento. De la primera a la segunda sesión ya mejoró.’

‘Traje al perro porque tubo como un pinzamiento o algo en la espalda y siempre estaba que se quería sentar, no caminaba mucho, e incluso para comer no bajaba la cabeza del todo, le tenía que aguantar el plato. Y en el veterinario le dieron mucha medicación, que si que se le pasó, pero a mi no me gustaba darle tantas pastillas. Entonces Gregory me dijo que él hacía quiropráctica para los animales también y lo traje. Y ha mejorado muchísimo. Caminaba mal y cojo, ahora ya no. Tenía en la espalda cuando tocabas un bulto que casi ya no está y él viene muy contento. De la primera a la segunda sesión ya mejoró.

Lo recomiendo a todo el mundo, tanto personas como animales.’